Una condición mundial amenaza a los dólares necesarios para la energía del 2023

Sin dólares en el BCRA, se podría repetir un escenario que desató la crisis cambiaria en julio por la compra de energía. ¿Qué puede hacer el Gobierno para evitarlo?

La escasez de dólares para las importaciones puede agravarse aún más en el 2023 y amenaza con frenar a la economía durante varios de los meses más cercanos a las elecciones.

A las cuestiones locales que pueden afectar el saldo comercial de exportaciones como la sequía, que puede restar miles de millones de dólares en ventas de soja, trigo, maíz, cebada y girasol, una condición mundial también puede impactar negativamente sobre las cuentas públicas el año que viene.

En concreto, los altos precios internacionales del gas y los combustibles que se utilizan para la generación de energía eléctrica extenderán por un año el déficit comercial energético, con un efecto importante en mayo, junio, julio y agosto de 2023.

Un experto en energía, muy optimista para el mediano plazo, maneja el escenario de que este 2022 cerrará con un déficit energético de 5500 millones de dólares, que se podrá revertir en u$s 12.500 millones hasta conseguir un superávit de u$s 7000 millones en 2025.

Pero, mientras tanto, el 2023 puede ser un año crítico porque las importaciones de Gas Natural Licuado (GNL) que llegarán por barcos a Escobar cuestan hoy más de u$s 42 por millón de BTU y posiblemente aumentarán el año que viene, cuando Europa deba recomponer sus reservas de combustibles en medio de la guerra que inició Rusia en Ucrania.


Vaca Muerta y sustitución de importaciones

En este sentido, la inauguración del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK) de Vaca Muerta servirá para sustituir importaciones por unos u$s 3000 millones, pero no alcanzará para evitar una restricción energética que podría paralizar a la economía.

En este invierno, el Gobierno priorizó el abastecimiento de gas a la industria para que no se pare la producción y se mantenga el empleo, al costo de que las reservas netas del Banco Central (BCRA) queden en negativo en julio, el momento más álgido de la crisis cambiaria, con un dólar paralelo que llegó a $ 350. Es un escenario que podría repetirse si se consiguen dólares; o directamente obligará al Gobierno a detener la producción industrial entre junio y agosto.

Para Nicolás Arceo, director de Economía & Energía, «con gasoducto y con los precios internacionales de hace un mes, el cálculo daba un déficit comercial energético de u$s 3700 millones en 2023, unos 2000 millones menos que este año».

Algunas medidas que recomiendan los especialistas que podría tomar el Gobierno para amortiguar esta situación son: guardar agua en las represas hidroeléctricas de Neuquén, importar electricidad de Brasil y Uruguay, cortarle el gas a las industrias y aumentar las tarifas a todos menos los que tienen tarifa social.

Por Santiago Spaltro

El Cronista

Un comentario en «Una condición mundial amenaza a los dólares necesarios para la energía del 2023»

  • el 7 diciembre, 2022 a las 4:27
    Enlace permanente

    No es todo como lo pintan. En España hay buques cargados de LNG que no pueden descargar su producto porque no hay capacidad. Hay cerca de 35 navios enespera de terminales y espacio para descarga. Tampoco la cantidad disponible de LNG en el mundo podra suplir la falta de gas que enviaba Rusia. Pare esto se precisarian unos 1600 navios mas de los actuales. Esto por un lado nos perjudica para pagar el LNG.Pero por el otro habra demanda de LNG en el mundo yempujara las inversiones en infraestructura necesaria para fabricar y exportar el fluido. Y dejar de depender del sol y de la lluvia para tener dolares. No todo es apocaliptico como lo pinta este articulo.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *