La primera flota de autos eléctricos se suma a los buses de pasajeros

Los buses que reemplazaron al antiguo trole funcionan a electricidad desde hace tres años en Mendoza. Ahora, la empresa Andesmar sube la apuesta y presenta motos y autos eléctricos, así como micros y camiones que funcionan con GNC.

Casi todas las marcas de autos han lanzado o están por presentar en Argentina su línea de vehículos eléctricos debido a la tendencia global que existe en este mercado con vistas a la sustentabilidad. Sin embargo, Mendoza es pionera en la utilización de esta tecnología: lo hizo hace unos tres años con el reemplazo de los troles por micros eléctricos y lo hará ahora con la presentación de una flota de autos eléctricos que se destinarán a transporte turístico.

Con una inversión total cercana a los $ 80 millones, la última iniciativa pertenece a la empresa Andesmar que, además, sumará motos eléctricas en su sector Cargas para el reparto de paquetes, así como un micro y camión que funcionan a GNC.

De hecho, también la provincia tendrá una flamante flota que funcionará con GNC como complemento de los eléctricos, incorporados en 2019 por la Empresa Provincial de Transporte.

La flota de ocho autos totalmente eléctricos Nissan Leaf, tienen una autonomía de 270 kilómetros. Es la primera del país que comenzará a realizar viajes entre el aeropuerto y el centro con el objetivo, no sólo de sumar una propuesta concreta y sustentable sino también de dar un paso concreto hacia la reconversión. “Se trata de poder analizar el impacto, los costos reales y las alternativas para comenzar a transitar el camino de la sustentabilidad”, explicó Mauricio Badaloni, presidente de la Fundación Andesmar.

La empresa se capacita en el tema desde que en 2019 vendió los 18 micros eléctricos fabricados por la compañía china BuildYour Dreams, para el recorrido que tradicionalmente realizaba el desaparecido trolebús. En este sentido, se ha especializado en el mantenimiento de este tipo de unidades así como apunta, en el futuro, a abrir el debate a la posibilidad concreta y más amplia de movilidad sustentable.


Los números de la movilidad eléctrica

El costo de la electricidad es menor al del combustible por lo que, en principio, podría ser más económico andar en uno que en otro. Sin embargo, al ser un mercado incipiente, hay que tener en cuenta que los autos eléctricos cuestan el doble que los comunes, por lo que el tema de los costos tiende a equipararse. 

Con una autonomía de 270 kilómetros y sin enchufes de carga en distintos puntos de la provincia, la empresa apunta a recorridos cortos. No descarta, sin embargo, futuras inversiones en el corto plazo por parte de las municipalidades o de privados como podrían ser las bodegas. Tanto los autos como los ómnibus tienen un sistema de frenado que, con la adecuada capacitación en el manejo, poseen lo que se llama “freno regenerativo”, que permite almacenar energía adicional en las baterías.

Los cargadores eléctricos de vehículos tienen un costo diferencial en función de la rapidez de los mismos. Los que reponen la batería de manera más acelerada pueden valer entre 10.000 y 15.000 dólares. Los llamados de hogares, que demoran entre 6 y 10 horas en cargar, cuestan unos 1.500 dólares.

Sin correas ni lubricantes, el activo principal de los eléctricos es el uso de las baterías y se calcula que un auto puede hacer entre 350.000 y 400.000 km en unos cuatro o cinco años.

Con respecto a las motos, tienen una autonomía de entre 12 y 15 km. El objetivo de Andesmar, no obstante, los números en abstracto, es realizar las mediciones correspondientes para saber bien cuáles son –en la práctica- las diferencias en el uso. Además, están en tratativas con algunas empresas con el fin de comprar energía 100% verde y no utilizar cargadores que funcionen con diésel; por ejemplo.


El futuro del gas

Además de la incursión en los motores eléctricos, la Empresa Provincial de Transporte formalizó la adquisición al grupo Andesmar de 20 unidades 100% GNC para transporte urbano. La firma también realiza aquí una apuesta a los camiones, así como a los ómnibus de media distancia que pronto podrían estar en funcionamiento. Las emisiones de motores a GNC son menores a las de los tradicionales. “Creemos que la matriz productiva de Argentina va a pasar por el gas en los próximos años”, precisó Badaloni, justificando la apuesta.

El objetivo de la firma es minimizar su huella de carbono, actualizar la marca así como ser un ejemplo real de modernidad. La mirada también pasa por atraer talentos jóvenes a quienes movilizan las temáticas ecológicas así como convertirse en una empresa que el público elija debido a su compromiso con el medio ambiente.

Por Diana Chiani

MDZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *