Pymes de la Cuenca del Golfo San Jorge apuntan contra AESA

Las empresas se encuentran preocupadas por la «competencia desleal» de AESA y cuestionan el rol del Estado.

La Cuenca del Golfo San Jorge tiene varios frentes abiertos. A la baja de la producción se le suma la posible salida de Weatherford de Chubut y el traspaso de los activos de San Antonio Internacional a Clear Petroleum en Santa Cruz. Las pymes también están golpeadas. Algunas no lograron reponerse de los golpes de la pandemia y otras tuvieron que reducirse más de un 30%.

Sin embargo, las empresas de la región también comienzan a mirar de reojo el papel de AESA. La principal crítica es la “competencia desleal” de la empresa de servicios que amenaza con terminar con las compañías más pequeñas.

No tenemos actividad y nos está creciendo un monstruo al lado. AESA te genera una competencia desleal que te preocupa más que la inflación, la falta de insumos y el personal ocioso que tenemos. Hoy por hoy, AESA es una amenaza de vida o muerte”, cuestionaron desde el sector.

“Una cosa es Manpetrol con PAE (Pan American Energy) que es privado y otra cosa que es AESA con YPF, que es parte estatal. Si el Estado se me integra para abajo, da luz verde para que todas operadoras se integren para abajo y que manejen sus costos. Ahí tendríamos una situación en la cual no podríamos competir”, advirtieron.

El problema pasa por la facturación. Las pymes cuestionan los costos que factura AESA con respecto a las demás compañías. “Si una empresa le fractura a AESA tiene un 30% de la matriz impositiva mínima y AESA le factura a YPF tiene un 30% de impuesto. Es decir, se obtiene el doble de imposición, pero nosotros no sabemos cómo le está facturando AESA a YPF”, destacaron.

“Nosotros sabemos que competitivamente soy más que AESA. Tal vez somos un 5%, 8% o 10% más competitivos. Sin embargo, si hay problemas de logística, facturación o en algún impuesto, es obvio que la misma operadora va a buscar facturar con AESA porque su costo es menor. Es una inteligencia tributaria. No se trata de eficiencia y menor competitividad”, subrayó.

“Es más barato porque no podemos competir contra eso. Las pymes jamás van a poder bajar los costos de operación porque los pone el Estado, que a la vez nos está dejando solos contra un monstruo que crece cada vez más”, criticaron.

La mañana en Neuquén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.