Preocupa la brecha entre los diferentes combustibles

La suba en el surtidor de 12% desde el viernes último, derivó en incrementos en muchos casos hasta cuatro veces superiores a los dispuestos.

La escasez de gasoil en el país que determinó que el Gobierno nacional autorizara una suba en el surtidor de 12% desde el viernes último, que derivó en incrementos en muchos casos hasta cuatro veces superiores a los dispuestos y rompió toda lógica en los valores referenciales de los diferentes productos, incluso del Gas Natural Comprimido (GNC).

Sucede que más allá del anuncio oficial del incremento en el diésel desde la cero hora del viernes último, cada petrolera tomó una decisión diferente. Más aún, dentro de una misma marca, pueden encontrarse precios muy disímiles para un mismo producto.

En todo caso, el dato es que el gasoil de mejor calidad superó largamente el valor de la nafta de mayor octanaje y en algunos casos hasta el diésel común, llegó a ubicarse a centavos de la nafta premium, situación nunca antes vista en el mercado.

Ejemplos sobran y fueron reflejados en todos los casos por referentes de los denominados “estacioneros autoconvocados”.

Esa situación pudo observarse en las “pizarras” de las distintas estaciones en la ciudad capital y el interior de la provincia.

Con todo, desde las entidades agropecuarias, denunciaron que en algunos casos, había expendedores que pedían hasta 300 pesos por litro de gasoil.

Mientras, en el Gobierno aguardan la pronta normalización del suministro por medio de una mayor importación del combustible aunque a un precio decididamente alto, en función de la suba del petróleo producto de la invasión de Rusia a Ucrania.


GNC más caro

Si las diferencias entre la nafta y el gasoil quedó licuada a partir del faltante del primer producto, también llamó la atención el incremento del GNC en muchas estaciones de servicio de la ciudad de Córdoba.

En ese marco y según se pudo constatar, una boca de expendio ubicada en Ricchieri y Cruz Roja Argentina vendía anoche el GNC a 88,80 pesos, cuando aún había otras que lo tenían a precio “viejo”, esto es en torno a los 75 pesos el metro cúbico.

Ese nuevo valor que en muchos casos se ubicaba entre 85 y 86 pesos, era incluso mayor al que se ofrecía en el interior, quebrando así otra lógica del mercado, esto es que en la ciudad capital el metro cúbico del GNC siempre se expendió muy por debajo que en el interior de la provincia.

Si se toma como referencia el máximo de 88,80 pesos, la nafta súper de YPF, la más baja del mercado, se ubicaba apenas 48,4% más elevada. Una brecha tan corta tampoco tiene antecedentes en los últimos años y lleva a que el negocio de “pasarse a gas” sea muy poco atractivo, considerando el tiempo necesario para amortizar un equipo de orilla los 100 mil pesos, para un tubo de 10 metros cúbicos.

Comercio y Justicia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *