Nación posterga un aumento del 10% en la nafta

El Gobierno postergó una actualización de los impuestos a los combustibles. Así, evitó que suban la nafta y el gasoil pero resigna recaudación tributaria. Cuál es el impacto.

En medio de la tensión de los precios globales del petróleo por la invasión de Rusia a Ucrania, el Gobierno postergó por tres meses la actualización del impuesto a los combustibles, al menos hasta el 1 de junio.

De esta manera, se evita un aumento del 7% en el caso del gasoil y del 10% en la nafta en la Ciudad de Buenos Aires (impacto menor en el Interior), pero el Estado nacional resignará una recaudación tributaria cercana a los $ 40.000 millones en los próximos meses.

Mediante el Decreto 98/2022, publicado este domingo en el Boletín Oficial, se dispuso que el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y el Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC) se mantienen estables hasta el 1 de junio.

La normativa anterior preveía un ajuste para este 1 de marzo, que alcanzaba el 51%, dada la inflación acumulada desde que se congelaron los incrementos reglados por la ley de reforma tributaria 27.430, sancionada en diciembre de 2017.

El ex ministro de Energía de Cambiemos, Juan José Aranguren

Según el reciente Informe de Actualidad Energética que elaboró la consultora Energy Consilium, a cargo del ex ministro de Energía Juan José Aranguren, los impuestos a los combustibles debían sumar $ 33,30 en el caso de las naftas y $ 21,60 en el gasoil a partir de marzo.

El impacto en surtidor hubiera sido de 7,1% en el diesel y de 9,6% en las naftas en Capital, donde los combustibles son más baratos que en el Interior (excepto la Patagonia, desgravada de impuestos).

No obstante, la recaudación resignada por el Tesoro alcanza unos $ 13.000 millones por mes, aproximadamente.


Suba del precio internacional del petróleo

Por otro lado, en ejercicio de la consultora de Aranguren muestra que el margen de refinación de combustibles es ahora similar al de agosto de 2020 y febrero de 2021, momentos previos a que empezara una recomposición de los precios en surtidores. Esto se debe a la suba de los precios del petróleo crudo y los biocombustibles.

Al mismo tiempo, el consumo de nafta en el verano creció cerca de un 10% interanual.


Ley Corta para las petroleras

El Gobierno está preparando un proyecto de «ley corta impositiva» para petroleras, que incluye cambios en los impuestos a los combustibles. Estos tributos pasarían a ser un porcentaje fijo, como era hasta 2017, en vez de un valor actualizable cada tres meses.

Además, se permitirá diferir el ajuste por inflación del Impuesto a las Ganancias para habilitar mayores inversiones.

También se podrá importar combustibles con una desgravación de impuestos y se habilitará la cancelación de deudas con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) mediante un régimen especial que computa el quebranto de las actividades, para compensar las pérdidas del sector.

Por Santiago Spaltro

El Cronista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.