Vaca Muerta: el año arrancó con más pozos que en 2021

Las petroleras de la formación pusieron en producción 15 pozos durante el primer mes del año. Hubo trabajos en 5 áreas de la mano de 4 empresas.

Los trabajos en Vaca Muerta comenzaron el 2022 en una mejor posición que el año pasado y los aumentos productivos que registraron las empresas en enero estuvieron acompañados con un salto interanual del en las conexiones de nuevos pozos. Fueron 4 las empresas que pusieron a producir nuevos pozos y la actividad se concentró en 5 áreas de la formación.

En total se conectaron unos 15 pozos en Vaca Muerta en el comienzo del año y si bien significa un nivel más bajo que en diciembre en la comparación respecto a enero de 2021 se ve un salto del 66%. Los datos fueron extraídos de los documentos de la secretaría de Energía de Nación y recopilados por la consultora Economía y Energía que lidera Nicolás Arceo.

En detalle, las petroleras que sumaron nuevos pozos no convencionales fueron YPF, Shell, Pan American Energy (PAE) y Tecpetrol.

La que mayor cantidad de conexiones realizó en el arranque del año fue la petrolera de bandera con 8 pozos que fueron todos de petróleo. La firma sumó 4 pozos a su bloque insignia en Vaca Muerta, Loma Campana, y los otros 4 en el área La Amarga Chica.


En números
8 fueron los pozos que conectó la YPF durante el primer mes del año. Todos fueron en el segmento del crudo.

La segunda que más pozos sumó fue la angloholandesa Shell que puso en marcha otros 3 pozos también de shale oil. La actividad estuvo concentrada en el bloque Coirón Amargo Sur Oeste, uno de los bloques en desarrollo masivo de la firma.

La tercera posición la comparten Pan American Energy y Tecpetrol que ambas conectaron 2 pozos cada una: los de PAE fueron en el segmento del crudo de Vaca Muerta y los de la petrolera del grupo Techint en el de gas.

En el caso de PAE los dos pozos conectados fueron en el bloque Aguada Cánepa y los de Tecpetrol en su principal área en la formación: Fortín de Piedra.


Fracturas y conexiones

Algo similar a lo que se vio con los nuevos pozos que se pusieron en producción durante el primer mes del año sucedió con las etapas de fractura de enero.

El informe de NCS Multistage mostró que se realizaron unas 745 puniciones en la formación en enero, un dato que significó una caída respecto a diciembre, pero que a su vez significó un incremento del 16% respecto a enero de 2021.


Los 84.000 barriles que sumó Vaca Muerta

Un dato que sin dudas permite ver cómo fue el pulso de la formación en el último año son los 84.200 barriles que se sumaron entre enero de 2021 y 2022.

Este número lo que deja en claro es el incremento logrado por las empresas el año pasado y si se tiene en cuenta que el 2022 comenzó con un nivel de terminación y conexión de pozos más alto, hay buenas perspectivas.

Por Matías del Pozzi

Río Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *