Los biocombustibles suman presión al precio de la nafta y el gasoil

El reciente aumento que autorizó Nación para el bioetanol y biodiesel golpeó de lleno al sector del downstream. El precio de la nafta en Argentina es uno de los más bajos de la región.

La suba en el precio de los biocombustibles que autorizó el gobierno nacional hace unos días sumó mayor presión a los surtidores y volvió a instalar en la agenda del sector la posibilidad de un nuevo aumento en el precio de la nafta y el gasoil.

El mercado de los combustibles se ve constantemente presionado por la inflación, las variaciones cambiarias y la distorsión con los precios internacionales. Sumado a esto, el gobierno decretó que el 1 de octubre volverán a aumentar los impuestos a los combustibles, lo que configuraría otro revés para el sector del downstream.

En este complejo contexto es que la suba en el precio de biodiésel y el bioetanol (ver adelante), afecta de lleno en la rentabilidad de las productoras. Además, en el caso del gasoil, el gobierno extendió una medida que amplía la obligatoriedad del corte del biocombustible que se usa para la mezcla, algo que encarece aún más los costos.

“El aumento de los biocombustibles es otro costo que asume el downstream, como también lo hace con la inflación, los saltos cambiarios y como también lo hizo con la importación”, dijo una fuente del sector. Vale recordar que entre abril y julio de este año hubo demanda récord de gasoil, que obligó a elevar las importaciones por encima de lo que se registró en 2019.


En números
12,5% es el corte obligatorio del biodiésel para la mezcla con el gasoil, según fijó el Corte Obligatorio Transitorio Adicional del Biodiésel (Cotab).

En paralelo, desde la consultora especializada en el sector, Economía y Energía (E&E) señalaron: “El sensible incremento de los biocombustibles respecto a la evolución de los precios de los combustibles en surtidor determina una disminución de los márgenes de refinación y del valor crudo en el mercado local, desincentivando la inversión en el sector hidrocarburífero”.

Según el sitio global petrol prices, que recopila los precios de los combustibles de la mayoría de los países del mundo, Argentina tiene uno de los precios de la nafta más bajos de la región a 1,013 dólares por litro, en base al dólar oficial. Está solo por encima de Colombia, Ecuador y Bolivia, mientras que el resto de los países como Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, Perú están por encima.


Qué dice la legislación sobre los biocombustibles

La legislación vigente, englobada por la ley 27.640, estableció un corte obligatorio de biocombustibles del 12% para el caso de las naftas y del 5% para el gasoil.

Esto fue alterado este año durante el período de déficit de oferta de gasoil que afectó al país cuatro meses. Así es que a través de la resolución 438/2022 se fijó un aumento del corte obligatorio para el biodiésel que se aumentó a 7,5%.

En paralelo, también se estableció por medio del decreto 330/2022 el Régimen de Corte Obligatorio Transitorio Adicional del Biodiésel (Cotab) a través del cual se añadió un corte adicional del 5%, que llevó el total a 12,5%.

Esta medida era “excepcional y transitoria” por 60 días, pero no fue así. Recientemente, durante los primeros días de septiembre, el gobierno lanzó la resolución 638 a través de la cual se prorrogó el Cotab por otros 60 días.


Los nuevos precios

Por último, y paralelo a la 638, Nación también publicó las resoluciones 636 y 637 con las que aumentó el precio del biodiésel y el bioetanol.

A través de la 636 se fijó un precio de 220.000 pesos por tonelada para la adquisición del biodiésel destinado a su mezcla obligatorio con el gasoil. Mientras que la 637 el precio del litro del bioetanol a base de caña de azúcar en 88,240 pesos y para el que se elabora a base de maíz, se fijó el precio de 107,411 pesos por litro.

Por Matías del Pozzi

Río Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.