Llegan al país 14 barcos con gasoil

YPF y las petroleras privadas compraron cargamentos para junio y julio. Cammesa licitó la importación de 5 cargamentos de gasoil de 50.000 m3 cada uno para reforzar la generación de electricidad en invierno.

YPF y las petroleras privadas compraron al menos ocho barcos de gasoil para afrontar la falta de combustibles en el transporte, mientras que Cammesa licitó para julio la importación de cinco cargamentos de gasoil de 50.000 metros cúbicos (m3) cada uno, para reforzar la provisión de gasoil para el parque de centrales termoeléctricas.

La nueva compra de la administradora del Mercado Mayorista Eléctrico se suma a la importación de ocho buques de gasoil que la empresa ya había realizado anteriormente.

De esta manera, Cammesa busca no tener problemas de suministro de electricidad durante julio, el mes de mayor consumo histórico de gas natural, por lo que las usinas suelen operar mayormente con combustibles líquidos alternativos (fuel oil y gasoil).


Los motivos de la falta de gasoil para el transporte

Sin embargo, el país también atraviesa una falta de gasoil para el transporte. Según el último informe de Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi”, en abril de 2022 las ventas de naftas y gasoil aumentaron 19,9% y 20,6% interanual, respectivamente.

El reporte indicó que durante los últimos 12 meses, las ventas de gasoil fueron 16,2% mayores respecto a igual periodo anterior, mientras que las ventas de nafta fueron 28,2% superiores. Sin embargo, la producción de gasoil y naftas, en el mismo periodo, aumentó por debajo de la demanda: 7,4% y 18,4%. Los expertos del sector aseguran que esta tendencia continuó durante mayo y la primera semana de junio.

“La demanda en niveles máximos históricos, la baja respuesta de la producción local, reflejada en un menor procesamiento de petróleo y menor obtención de combustibles, y la importación insuficiente de gasoil explican la escasez observada en los últimos meses”, señaló el Instituto.

Asimismo, se resaltó que en el último bimestre el balance indica que la oferta total de gasoil fue de 40,1 miles de metros cúbicos por día y la demanda fue de 41,7 Mm3/día.

Este desbalance entre los altos niveles de consumo producto de la reactivación económica de la pospandemia y la oferta de combustibles disponible por las refinerías locales, generó un desabastecimiento de gasoil y hasta un mercado paralelo “blue”, donde el litro se llegó a pagar hasta $250, cuando en las pizarras, por ejemplo, suele oscilar entre $114 y $165, según la versión y calidad.

El Gobierno nacional prometió que la semana que viene llegarán al menos dos busques de gasoil para el abastecimiento del sector autotransportista y logístico. En este caso, las compras de combustibles al exterior quedaron a cargo de YPF y de las petroleras privadas. YPF duplicó la adquisición de gasoil y compró 3 barcos para junio y 4 para julio. Los privados sumarán un barco adicional este mes.

Argentina hoy importa un 30% del gasoil que consume e YPF cubre el 55% de la demanda. Pero en las últimas semanas la compañía de mayoría estatal se hizo cargo del 85% del aumento del consumo interno de este combustible. Según detallaron desde la firma de bandera, en los últimos tres meses del año la demanda de gasoil se ubicó en niveles que no se registraban hace 10 años, con un crecimiento del 30% en las zonas de fronteras por el atractivo del precio frente a otros países. Solo en mayo la oferta de YPF de gasoil creció un 12% aproximadamente respecto al mismo mes de 2019.

En este marco, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), reveló que la escasez de combustible se siente en en 19 provincias y ya se manifiesta en el 66,1% de las rutas nacionales.

De acuerdo con el mapa actualizado, hay 14 provincias en rojo, donde hay muy bajo o nulo suministro en las estaciones de servicio: Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Formosa, San Juan, y Mendoza.

Y otras 4 que aparecen en naranja, San Luis, La Rioja, Catamarca y Chaco, en las que el suministro promedio es de 20 litros por unidad. Mientras que solo La Pampa, que aparece en amarillo, exhibe un escenario de carga de entre 51 y 100 litros.

En cambio, los distritos productores de hidrocarburos de la Patagonia son los únicos que por el momento no presentan problemas de abastecimiento, siempre de acuerdo con el relevamiento de la Fadeeac.


Quejas en el campo y los comercios por falta de gasoil

En este marco, entidades del comercio y rurales advierten que crece la incertidumbre sobre el transporte de mercaderías y la cosecha y la siembra en distintas regiones del país.

“De esta forma no se puede continuar”, afirmó el presidente de la Federación Agraria Argentinas (FAA), Carlos Achetoni, y agregó que “tanto el jefe de Gabinete como el mismo ministro de Agricultura dijeron que no hay problemas con el gasoil, que no va a faltar, y la verdad es que sigue faltando el combustible, sobre todo en los lugares puntuales en donde más demanda hay porque hay cosecha o porque se está preparando alguna siembra”. De hecho, el abastecimiento de gasoil para el sector rural creció 7% para esta misma época del año, pero no se alcanza a cubrir la demanda.

En tanto, el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Alfredo González, advirtió que “la escasez de gasoil pone al borde del colapso a las economías regionales” y reclamó una “solución urgente” para impedir que la crisis impacte aún más en los precios.

“Hay que evitar que se instale un mercado del gasoil paralelo, como consecuencia del faltante del combustible y la desesperación de los productores que necesitan imperiosamente seguir trabajando”, añadió González.

Al mismo tiempo, la empresa estatal Enarsa (Energía Argentina S.A.) oficializó una nueva licitación para importar otros 13 cargamentos de Gas Natural Licuado (GNL), que llegarán al país en julio y en mayor parte en agosto.

Enarsa concursó nueve cargamentos de GNL para la terminal regasificadora de Escobar, que como tope puede proyectar diez barcos por mes, a raíz del calado del río Paraná. El mismo recibe cargas más pequeñas, de unos 2,1 millones de MMBTU (millones de BTU).

Los cuatro barcos restantes, por su parte, desembarcarán en la terminal de Bahía Blanca, que puede recibir embarcaciones de mayor volumen (unos 3,1 millones de MMBTU).

La empresa estatal, realizó hace dos semanas una licitación por la misma cantidad de cargamentos de GNL para julio. Los precios en aquella oportunidad rondaron los u$s25. La presentación de ofertas económicas para esta ocasión se llevará a cabo el 24 de junio y quienes resulten ganadores se conocerán dos días más tarde.

Por Sebastián D. Penelli

ámbito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *