Cañeros advierten que la crisis del gasoil podría afectar la producción de bioetanol

Otto Gamajo, titular de Cactu, señaló que el sector está atravesando una situación «muy preocupante» por la falta de combustible.

Los alcances de la crisis generada en el ámbito de la producción por el faltante de gasoil podría tener alcances todavía más graves, advirtió Otto Gramajo, presidente del Centro de Agricultores Cañeros de Tucumán (Cactu).

«Si no se provee de gasoil a las provincias azucareras, se verá afectada la provisión de combustibles (a nivel general). El corte de bioetanol es del 12% (con alcohol de caña de azúcar), y nos piden si podemos dar el 17%. Pero, en esta situación, no podremos dar ni siquiera ese 12%», advirtió el referente del sector.

Para graficar el impacto de la escasez de combustible en el sector azucarero, Gramajo hizo una comparación con los cultivos de soja.

«Tucumán es la provincia más chica del país, y en caña, tenemos 270.000 hectáreas. Pero (para cosechar esta superficie) se consume gasoil en un equivalente a 5,5 millones de hectáreas de soja. El problema para nosotros es muy, muy serio», advirtió.

En ese marco, aseveró que la falta de combustible se evidencia en el poco movimiento en los ingenios. «Uno va a los canchones y prácticamente no hay camiones, porque tienen que estar haciendo cola para tratar de cargar gasoil», detalló. E insistió: «si llegan a parar los ingenios, no habrá bioetanol; por lo tanto, se afectará (la producción de) la nafta».

Gramajo, además de objetar el sistema de cupos que se aplica para la venta del combustible, señaló que este contexto no se originó por la guerra desatada en Ucrania por la invasión rusa, «sino antes». «Sabíamos que íbamos a tener este problema, porque no tenemos dólares (en el país) y buena parte del gasoil es importado», expresó.

Y cuestionó la falta de previsibilidad para afrontar este escenario. «Toda la vida se cosecha entre mayo y noviembre. Tengo 42 años en la actividad de la caña de azúcar, y siempre se ha hecho en la misma fecha. Pero jamás he tenido un problema de gasoil de estas características; es la primera vez que veo esto», resumió. 

La gravedad del asunto es tal, explicó el titular de Cactu, que no sólo puede verse la cosecha actual, sino la de la próxima zafra, dado que, ante la falta de gasoil, los productores también se encuentran limitados para avanzar con las plantaciones. 

«Estamos muy preocupados, sin saber qué hacer. Si vos hacés un campamento, necesitás seis o siete personas por máquina; y se trabaja las 24 horas del día. En total, son 18 personas en un frente de cosecha, que se trasladan, se preparan, todo, pero luego no tenés combustible y quedan parados. Es grave la situación», enfatizó Gramajo. 

La Gaceta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.