Agenda bilateral con Chile para intercambio de gas en invierno

En una reunión con petroleras y autoridades chilenas, los funcionarios del Gobierno argentino planificaron las ventas de gas en los próximos meses e intentaron una solución al abastecimiento en invierno.

El Gobierno y las petroleras que operan en Argentina se reunieron este lunes 4 de abril en la Cancillería con directivos de la industria del gas de Chile, con dos fines.

Por un lado, planificar las exportaciones del fluido en los próximos meses; con un sentido de urgencia, en cambio, los ejecutivos exploraron la posibilidad de realizar un intercambio de combustible, que permita aliviar la escasez de gas en los caños argentinos durante este invierno.

El encuentro en el Palacio San Martín contó con la presencia de todas las principales productoras de gas natural de la Argentina (YPF, Total Austral, PAE, Tecpetrol, Pampa Energía, CGC, Wintershall Dea, Pluspetrol, Vista y Shell).

La urgencia de las autoridades argentinas llevó la conversación al más alto nivel a intentar viabilizar un intercambio o «swap«: entregar gas natural de Vaca Muerta (de la Cuenca Neuquina) por el Gasoducto GasAndes -que atraviesa las montañas por abajo de La Mora, Mendoza– y utilizar la infraestructura existente de transporte al otro lado de la Cordillera para reinyectar el mismo fluido por el norte, a través del Gasoducto Norandino, en la provincia de Salta.

Como máximo, con esta operación se podría reemplazar entre 1,5 y 1,8 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d) de importaciones de Bolivia, que declinaría su oferta hacia este lado.

En esta tarea se enfocaron, entre otros, el ministro de Economía, Martín Guzmán; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; el secretario de Energía, Darío Martínez; la subsecretaria de Hidrocarburos, Maggie Luz Videla Oporto; y el nuevo ministro de Energía de Chile, Claudio Huepe Minoletti, que llegó con la comitiva del flamante presidente trasandino, Gabriel Boric Font.

En el mediano plazo, la búsqueda del sector público y privado se orienta a garantizar un flujo de exportaciones en condición de transporte «firme» (no interrumpible) a partir de octubre de este año, por un volumen cercano a los 11 millones de metros cúbicos diarios (MMm3/d).

Las ventas al exterior se pueden sostener por lo menos entre el 1 de octubre y el 30 de abril de cada año («temporada estival» o de verano) pero no entre mayo y septiembre, cuando la demanda local se multiplica de la mano del frío en los centros urbanos.

Es lo que sucede este año, cuando ni siquiera está asegurado el abastecimiento a todos los usuarios industriales y estaciones de servicio de Gas Natural Comprimido (GNC) para vehículos.

Por eso en el encuentro las empresas se comprometieron a entregar a la brevedad una previsión de su oferta en los próximos años.

Desde 2023, la producción de gas de las petroleras que operan en Argentina ya podría ser suficiente para enviar volúmenes en «firme» los 365 días del año y acordar contratos con las centrales termoeléctricas, comercializadoras e industrias de Chile.

El país vecino necesita el gas argentino para reducir su dependencia del carbón como combustible y dar un paso hacia una matriz energética más limpia y amigable con los objetivos de desarrollo sostenible con el ambiente.

Asimismo, otro tema fue la habilitación en el primer trimestre de 2023 del Oleoducto Trasandino (Otasa), conformado por YPF, Chevron y la estatal chilena ENAP, que permitiría exportar hasta 150.000 barriles diarios de petróleo argentino a la destilería de Enap y por barcos en el Océano Pacífico.

La Argentina también puede exportar Gas Natural Licuado (GNL) en camiones. Esta operación se puede realizar en pequeña escala mediante ventas de la empresa Galileo Technologies, que ofrece un «gasoducto virtual».

La integración energética regional también tuvo lugar para las energías renovables y el hidrógeno verde, fuentes que dominarán la matriz en los próximos años.

La agenda oficial se enfoca en estos días en la energía. A la visita de los funcionarios de Chile la seguirá la llegada del presidente de Bolivia, Luis Arce, que el jueves 7 se reunirá con Alberto Fernández para cerrar la negociación de la adenda al contrato de gas natural.

Desde el viernes, una comitiva argentina encabezada por Guzmán y el embajador en Brasil, Daniel Scioli, se reunirá con funcionarios del gobierno de Jair Bolsonaro para destrabar el abastecimiento de gas en una triangulación con Bolivia, la energía hidroeléctrica en las represas Yacyretá y Salto Grande y avanzar con la infraestructura de gasoductos desde Vaca Muerta hacia Brasil.

Por Santiago Spaltro

El Cronista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.