El biodiésel cerraría un año récord en exportaciones (u$s2.000 millones)

Los firmes precios internacionales del biodiésel junto con la constante demanda coronarían este 2022 con envíos por más de 1,3 millones de toneladas.

Los biocombustibles juegan un rol fundamental en la economía argentina, no solo como generadores de divisas sino que también contribuyen en la matriz energética, justamente en un momento en el que el mundo paga altos precios por los combustibles fósiles y la energía. En este marco, tanto el biodiésel -que se produce a partir de la soja- como el bioetanol -que lo hace a partir del maíz o la caña de azúcar- se encaminan a cerrar un año récord en ingreso de divisas y producción, respectivamente. Solo el biodiésel generaría este año ingreso de divisas por más de u$s2.000 millones.

Un punto clave a remarcar es que la industria del biodiésel, fundamentalmente, ha concretado fuertes inversiones en los últimos 15 años justamente para consolidarse como sector líder en las exportaciones de este producto. Las grandes multinacionales como Dreyfus o Viterra cuentan con una industria sumamente consolidada en el país que agrega valor y genera empleo. Uno de los mayores escollos por delante es su alta capacidad ociosa y la calidad de la materia prima -soja- a moler, además del acceso a los mercados internacionales.

De cualquier forma, los datos son más que alentadores, según destacan desde la Bolsa de Comercio de Rosario: «El desempeño exportador del complejo de biodiesel se encuentra transitando una recuperación en el ritmo de embarques al exterior, mientras que las divisas ingresadas reflejan una fuerte suba respecto a años anteriores. Para dar cuenta de las magnitudes debemos destacar que, según los datos del INDEClas exportaciones hasta agosto alcanzan a 913.000 toneladas, con un ingreso de u$s1.363 millones, arrojando un promedio de embarques mensuales de 114.000 toneladas por un valor de u$s1.492/t.

Estos datos se pueden relacionar al año 2018 en términos de toneladas mensuales (116.000 toneladas fueron en ese entonces), mientras que el precio por tonelada es el máximo en al menos 10 años. En caso de mantenerse el ritmo exportador anual podría cerrarse el 2022 con exportaciones totales de biodiesel de 1,37 Mt (apenas por debajo del 2018), aunque el ingreso de divisas llegaría a superar los u$s2.000 millones, un máximo en al menos una década».

En este marco, es importante remarcar que el biodiesel tiene una mayor inserción exportadora, a diferencia del bioetanol cuya demanda se encuentra prácticamente centrada en el mercado interno. Si bien la demanda argentina de biodiesel se rige en base a las normativas legales y la asignación de cupos por empresas, el mercado interno realiza compras equivalentes, en términos generales, a menos del 50% de la producción.

Más específicamente, la participación de las exportaciones en las últimas 5 campañas arroja un promedio del 60,4%, con un mínimo del 51,3% en la campaña 2017/18, mientras que el máximo desempeño relativo de la exportación de este ciclo se dio en la cosecha 2020/21, alcanzado una participación del 74,4%.

En lo que respecta al bioetanol, el panorama productivo del sector hasta cerca de la mitad de este año ha resultado alentador para parte de la generación de este biocombustible. Teniendo en cuenta que se puede producir bioetanol tanto con la caña de azúcar como con el maíz, es posible afirmar que la participación del maíz durante el período 2014-2021 rondó entre el 50% y 60% de la producción total.

No obstante, el 2022 se acerca a resultar en el mayor desempeño relativo del bioetanol de maíz, puesto que, hasta julio, el 64% de la producción proviene del biocombustible basado en el cereal. Este hecho se da tanto por la menor producción de biocombustible de azúcar, como por los mayores resultados del sector cerealero.

«Si bien en los últimos años la producción de bioetanol de maíz se encontró por debajo del récord de 2018 cuando se produjeron 586.000 m³, en el 2022 se ha adquirido un ritmo productivo que da la pauta de que podría llegar a romperse este récord.

De hecho, 4 años atrás, a esta misma altura del año se habían producido 342.000 m³, mientras que en el tramo enero-julio de 2022 se han alcanzado los 384.000 m³, superando en un 12,3% al previo máximo histórico, mientras que el incremento respecto a los primeros 7 meses del 2021 es del 32,4%», adelantan desde la entidad rosarina.

Finalmente, a modo de cierre desde la Bolsa de Comercio de Rosario detallan: «El mercado local de biocombustibles se perfila a concluir un 2022 con un buen desenvolvimiento general.

Por un lado, la producción de bioetanol de maíz, enfocado en el mercado local, mantuvo un ritmo históricamente elevado en durante los primeros siete meses del año. Asimismo, su relación insumo/producto se mantiene por encima de los valores de 2021, permitiendo augurar mejores condiciones productivas.

Como contraparte, el biodiesel, cuyo principal destino es la exportación, goza de cotizaciones elevadas en términos históricos y las toneladas embarcadas en lo que va del año reflejan una recuperación frente a los años previos, permitiendo ubicar exportaciones en sintonía con el 2018 en toneladas e ingresos de divisas que pueden marcar un nuevo máximo para nuestro país».

ámbito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.