El aumento del GNC estiró las brechas de precios entre las estaciones de servicio

En Mendoza luego del último aumento del Gas la dispersión de precios puede llegar al 10%. La competencia rompe con el valor promedio del mercado ($ 57,90).

El precio del GNC está enchanchado al valor de la nafta súper y luego del aumento en el costo de los combustibles líquidos, el gas comprimido en Mendoza aumentó al público entre 3 y 4 pesos la semana pasada. El valor del mercado ahora está fijado en $ 57,90 por m3, pero por la competencia entre los distintas estaciones de servicio existe una dispersión de hasta el 10% (es decir de $ 5,79). El público no cuenta con las herramientas eficaces para tomar una decisión sobre el lugar más conveniente para realizar una carga.

En Mendoza, según indica la App “Precios en Surtidor” de la Secretaría de Energía de la Nación, que hasta el momento no ha actualizado los valores de todas las playas en nuestra provincia, hay bocas de expendio en la Ciudad que ofrecen el m3 de gas a $ 26,98 (en calle Garibaldi), mientras que en otras el costo es de $ 49,95 (en Avenida Mitre) y de $ 53,90 (en ruta Panamericana). Entre las banderas blancas, el común denominador era de $ 56,99. Pero en una recorrida, en Godoy Cruz y Luján de Cuyo, en las estaciones de YPF y Shell el costo es de $ 57,90, en Dapsa de $ 57,99 y en una bandera blanca de $ 56,90.

Recordemos que en noviembre del 2021 el metro cúbico de GNC aumentó al público $ 1 en los surtidores. Con esa suba, el ajuste el gas en el mercado minorista mendocino variaba entre los $ 39,98 y $ 47,79 (es decir había una brecha en el mercado en torno al 20%). Este incremento impacto en los costos del trasporte público, especialmente en taxis y remises que habían ajustado un 47% sus tarifas en el mes de setiembre.

Actualmente, Pedro Guerra, presidente de Asociación de Propietarios de Taxis de Mendoza (Aprotam), señaló que desde el último incremento de la tarifa (el 47%, en setiembre pasado) el precio de los combustibles se ha ajustado en dos oportunidades; el miércoles con el último incremento el valor del m3 de GNC se encareció entre $3 y $4 dependiendo de la empresa expendedora. Por consiguiente “Vamos a tener que actualizar nuestros costos porque la audiencia pública para evaluar el aumento de la tarifa que inicialmente era del 32%”.


Del Impulso a la calle

De acuerdo a las estadísticas del ente Regulados de Gas, en 2021 se instalaron en Argentina 136.646 equipos de GNC lo que arroja un promedio de 11.000 unidades mensuales. Cifra que marcó un incremento del 39% respecto a las 97.298 unidades instaladas en 2020. En Argentina 14,5 millones de las unidades son propulsadas por GNC. Con una gran cartera de clientes, las estaciones de servicio buscan fidelizar clientes y los precios son un atractivo poderoso.

Regresando a las ofertas, en el mes de febrero (según los datos de la Secretaría de Energía de la Nación) en las estaciones de bandera blanca el precio del GNC promediaba los $ 53; aplicando el último incremento de entre 3 y 4 el valor de mercado rondaría los $ 57. A partir de allí juegan los centavos para redondear una oferta. Por debajo de ese valor, en una bandera blanca de Carrodilla el m3 cuesta $ 56,90 mientras que en una de las estaciones de servicio de bandera nacional el coste es de $ 57,99 (+1,09). Sin embargo este margen puede ser mayor, en un mercado que está desregularizado algunas playas siguen trabajando con el precio anterior a la suba y ofrecen el m3 a $ 53,90 (-7,5% del valor promedio en la plaza) o más bajo.

El reajuste del valor del GNC depende de cuatro factores: el valor del gas en boca de pozo, el costo del transporte, la distribución y los impuestos (Ítem sobre los cuales los representantes del sector intentaron construir acuerdos). En enero pasado, Pedro González, vicipresidente de la Cámara de Estacioneros de GNC (CeGNC), señaló que existe una gran dispersión de precios. “En un mercado que no está regulado, algunos operadores compiten de manera feroz. Es necesario avanzar en un acuerdo contra la canibalización del mercado, el dumping y la competencia desleal”, apuntó.

Por el momento, el público en general no cuenta con las herramientas eficaces para tomar una decisión sobre el lugar más conveniente para realizar una carga. Por el contrario, los transportistas, con el boca a boca, salen a buscar mejores precios.

Por Mauricio Videla

Los Andes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.