Petróleo y Gas

Chubut: San Antonio quiere mover sus equipos a Vaca Muerta

La empresa quiere movilizar dos bombas para realizar etapas de fractura para Vaca Muerta. El gremio de Petroleros Privados de Chubut bloquea la base.

La situación no es nueva. El conflicto es el mismo. Las empresas de servicio que trabajan en Chubut quieren mudar sus equipos a Vaca Muerta. Las compañías comenzaron lentamente su migración hacia el no convencional.

Primero fue Weatherford, después Calfrac y la última fue Superior. La leve calma parecía haber llegado a la Cuenca del Golfo San Jorge, pero todo se volvió a poner gris cuando San Antonio intentó movilizar dos bombas, que se utilizan en los sets de fractura, para Neuquén.

Según el gremio que conduce Jorge Ávila, la empresa de servicios quería llevarse los equipos “entre gallos y medianoche”. Los dirigentes sospechaban de movimientos extraños en San Antonio por lo que decidieron consultar con sus directivos, quienes le confirmaron que movilizarían las bombas por un lapso de 25 a 40 días para realizar operaciones en Vaca Muerta.

La medida volvió a encender las alarmas en la región. El Sindicato de Petroleros Privados de Chubut comenzó con una retención de servicio en la empresa porque saben que “una vez que se lleven los fierros, no vuelven más”. Se estima que más de 22 trabajadores estarían afectados si se trasladan los equipos a la Cuenca Neuquina.

Los dirigentes gremiales esperan que San Antonio brinde garantías sobre los puestos laborales. “No vamos a permitir que se lleven las herramientas de trabajo como lo están haciendo todos”, sostuvo el secretario gremial, Martín Haro.

“Esta no será la última, pero estamos esperando tener un acercamiento con la empresa para ver qué garantías dan”, consideró.

Como informó este sitio, las empresas han decidido migrar parte de sus operaciones hacia Vaca Muerta. La rentabilidad que brinda el shale no es competencia para el convencional y lentamente se han llevado sus equipos hacia Neuquén.

Otro dato que genera preocupación es la disminución de etapas de fracturas en el último año. Según el informe que elabora el country manager de la empresa NCS Multistage y líder de la Fundación Contactos Energéticos, Luciano Fucello, establece que, si se compara con la actividad de 2021, Chubut mantuvo una baja del 17% en fractura en 2022.

En el 2021 se contabilizaron 1618 punciones contra las 1339 fracturas de 2022. Esto marca una diferencia de 279 operaciones entre un año y otro.

La situación preocupa y se espera que la mesa del 25 de enero permita encontrar una solución a una de las luchas más complicadas que ha tocado enfrentar a la Cuenca del Golfo San Jorge.

Por Antonio Ojeda

La mañana en Neuquén