Biocombustibles: argumentos a favor y en contra del nuevo régimen

Con el dictamen favorable obtenido el martes durante el plenario de las comisiones de Energía y Combustibles y de Presupuesto y Hacienda, el proyecto de ley pasará al recinto donde el Frente de Todos espera llegar a los votos.

El último martes, los integrantes de las comisiones de Energía y Combustibles y de Presupuesto y Hacienda llevaron adelante la votación que arrojó la aprobación por mayoría del dictamen sobre el proyecto de ley que presentó el Frente de Todos (FdT), para un nuevo marco legal sobre biocombustibles en el país.

Con 49 firmas, 28 en Presupuesto y 21 en Energía, el respaldo llegó desde el sector oficialista y representantes del Movimiento Popular Neuquino, el bloque Justicialista, Frente para la Concordia Misionera. Los votos que más sorpresa generaron son los de los radicales José Cano (Tucumán) y Jorge Rizzotti (Jujuy); y los del PRO, emitidos por Domingo Maya (Tucumán) y Osmar Moldani (Jujuy), representantes los cuatro de provincias productoras de bioetanol de caña de azúcar.

El nuevo marco regulatorio, que también dividió la opinión del sector agroindustrial y ya está en condiciones de ser llevado al recinto, reduce el corte para el biodiesel a la mitad, es decir pasa del 10% al 5%. Mientras que para el bioetanol mantiene el 12 %, pero establece que deberá contener un 6 % del que se obtiene del maíz y otro 6 % del de caña. Además mantiene las exenciones de los impuestos sobre los combustibles líquidos y el impuesto al dióxido de carbono.


Voces a favor

Durante la introducción al debate y presentación del proyecto “Marco Regulatorio de Biocombustibles”, Omar Felix, presidente de la comisión de Energía y Combustibles y autor del proyecto junto a Marcos Cleri, expresó que el tratamiento del tema es de carácter “importante y estratégico para una actividad de desarrollo virtuoso en la economía de la Argentina”. Además agregó que, frente al vencimiento de la Ley 26.093, la propuesta debe considerar “las nuevas realidades que tiene el sector, más las coyunturas que se presentan y dar previsibilidad y certeza a una actividad económica que queremos siga desarrollándose, siga creciendo y siga generando trabajo».

El coautor del régimen informó que para esta propuesta lograron consensuar con las cámaras del sector, aunque también advirtió que “es cierto que los empresarios no consiguieron el ciento por ciento de sus demandas”. Además Cleri sumó que el proyecto “tiene una mirada integral, que busca dotar de herramientas para que el sector privado, junto con el público, puedan planificar durante este año la inversión y la transición sin afectar el bolsillo de los argentinos».

A su turno, la diputada del Movimiento Popular Neuquino, Alma Sapag, manifestó que votaría el dictamen en general pero pidió revisar algunos artículos y “considerar otros regímenes de promoción que se vienen impulsando desde el Gobierno Nacional que no deberían colisionar con este proyecto de ley». Además, indicó que resulta necesario modernizar la industria: “El mundo dejó atrás los biocombustibles de primera generación, que son los que produce la Argentina; se remplazan las materias primas que se usan para alimentos, con materias residuales”.

El diputado cordobés por el FdT Eduardo Fernández destacó que la iniciativa toma la experiencia de los 15 años de la Ley 26.093, “una ley que nos permitió poner en marcha una industria que, hasta el momento en que se aprobó esa norma, no existía como tal”. Añadió que el proyecto busca adecuarse a la época y desarrollo del sector y subsectores actuales y, arremetiendo contra la oposición y sus críticas, comentó que años atrás, en el debate del régimen que vence el próximo 12 julio, “se dijeron cosas realmente duras, de que esta ley no iba a servir. Curiosamente, los mismos que decían que esta ley no iba a servir, durante todo este tiempo no han hecho otra cosa que no sea pedir su prórroga”.

Fernández afirmó también que la propuesta oficialista brindará un “especial impulso” al entramado productivo de las PyMES dedicadas a la producción de biocombustibles. “Este proyecto claramente genera una situación de mayor ventaja a la hora de pensar el futuro del desarrollo de este sector que hoy necesita cuidar y potenciar toda la capacidad instalada que ya existe”, cerró.


Voces en contra

Los opositores al proyecto del FdT enumeran entre los argumentos que los llevan a pedir la extensión por 4 años más del Régimen de Regulación y Promoción para la Producción y Uso Sustentables de Biocombustibles “el intervencionismo estatal” y tal como expresó el vicepresidente de la comisión, Omar Demarchi (PRO – Mendoza) el desconocimiento «del plan energético que tiene el Gobierno nacional». El mendocino cuestionó además la modalidad mixta del tratamiento del dictamen, punto para el que la oposición envió una nota en la que manifestaban no dar su consentimiento para tratar el despacho.

Demarchi también explicó que buscar un nuevo marco legal, cuya validez podría extenderse hasta 2030, en un contexto de “pandemia, precios descontrolados de los granos y de falta de un plan no es razonable”. Además advirtió que el proyecto genera “una fuerte discrecionalidad” en la figura del Secretario de Energía quien podrá “decidir quién vive y quien muere en el sector de biocombustibles”, y enumeró que entre otras potestades podrá definir volúmenes de venta, precios, sancionar aplicando multas, que según explicó ocasionará “la concentración de los cupos en muy pocas empresas”.

Por su parte, la diputada Jimena Latorre (UCR – Mendoza) manifestó que el proyecto tratado es de “corte y naturaleza retrógrada” ya que no solo no plantea sustentabilidad ni promoción para esta agroindustria, sino que no contempla “el recambio de la matriz energética para cumplir con la reducción de impacto ambiental». La representante de Mendoza además sugirió que si la iniciativa pretende abordar la “continuidad, crecimiento o evolución de la industria de los biocombustibles” debe cambiar varios puntos ya que “va a ser imposible que ninguna actividad crezca ni prospere”.

En la misma línea, la representante del radicalismo cordobés Brenda Austin, afirmó que el proyecto que recibió el dictamen “dinamita las posibilidades de generación de empleo registrado en Argentina, dinamita obviamente las decisiones de quienes quieren invertir en el desarrollo de economías regionales, en el desarrollo de industrias, de Pymes y de grandes empresas”. Para la diputada, el proyecto demuestra “una suerte de ensañamiento particular del Gobierno con algunas provincias, casi como si fuese un leitmotiv del kirchnerismo”. Y en cuanto a la materia ambiental mencionó que “la baja en el porcentaje de corte de los combustibles” va contra compromisos de progresividad asumidos por el país. Manifestando que mientras que muchos países trabajan en el aumento de corte de los hidrocarburos con biocombustibles, “Argentina está yendo a contramarcha”.

Si bien todavía no se encuentra fijada la fecha de votación confirmada en la Cámara Baja, desde el Frente de Todos esperan que se trate en el recinto en el transcurso de las próximas semanas.

Por Pamela Portigliatti

El Agrario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.