Un proyecto de ley apunta a unificar precios de combustibles en todo el país

El senador Luis Naidenoff (Juntos por el Cambio-Formosa) propuso terminar con las diferencias en los valores de venta de los combustibles.

24/10/2022 – 06,45hs

Mientras las petroleras afinan sus números para una nueva tanda de aumentos en los precios de los combustibles que llegaría en los primeros días de noviembre, la oposición en el Senado salió al ruedo con una fuerte jugada que, tras tomar en cuenta los constantes reclamos del interior, deja expuestos al ministro de Economía, Sergio Massa y la conducción de YPF que encabeza el kirchnerista santacruceño Pablo González.

Por medio de un proyecto de ley, el senador nacional, Luis Naidenoff (Juntos por el Cambio-Formosa) propuso terminar con las diferencias en los valores de venta de los combustibles que se registran entre las provincias y la región metropolitana del AMBA y que el Poder Ejecutivo y las petroleras adopten las medidas que sean necesarias para que las naftas y el gasoil tengan precios uniformes en todos los surtidores del país.

La iniciativa –que cuenta con la adhesión de los senadores opositores como Luis Juez, Víctor Zimmermann, Mercedes Valenzuela, Stella Olalla, Mario Fiad, Daniel Kroneberger, Pablo Blanco, Roberto Basualdo, Carolina Losada y Eduardo Vischi—considera que «la brecha de precios existente provoca marcados efectos adversos en el desarrollo de la economías regionales, afectando aún más a las provincias de menor desarrollo relativo, al aumentar sus costos de transporte, y por consiguiente, el precio final de las mercaderías que producen».

Agrega, además, que «se generan profundas asimetrías entre los ciudadanos argentinos, ya que justamente el precio de los combustibles termina siendo mayor en las regiones con menores niveles de ingresos, castigando de esta manera el bolsillo de un habitante del NEA, mientras no se le exige un esfuerzo similar al habitante de la Capital Federal».


Unificación del precio de los combustibles: los fundamentos del proyecto

Según los argumentos del proyecto, «el desfasaje creciente en los precios no se debe sólo al costo del flete desde las refinerías. Existe una estrategia comercial de las empresas comercializadoras de combustibles tendiente a maximizar sus ganancias, cuyos efectos contrarían el bien común».

Tras destacar entre los fundamentos que las diferencias en los surtidores han llegado a superar el 30% en perjuicio de los usuarios del interior, el primer artículo del proyecto de ley establece que «el precio de los combustibles líquidos que sean expedidos en las estaciones de servicios minoristas de cada una de las empresas comercializadoras mayoristas será uniforme en todo el territorio de la República Argentina».

Luis Naidenoff propuso terminar con las diferencias en los valores de venta de los combustibles

Para garantizar que los expendedores también pagarán a las petroleras valores homogéneos, el segundo artículo determina que «los precios y las condiciones de venta de los combustibles líquidos entre cada una de las empresas comercializadoras mayoristas de combustibles y las estaciones de servicio que se encuentren vinculadas a ellas deberán ser uniformes en todo el territorio nacional».

Estipula, además, que la Secretaría de Energía conducida por la massista salteña, Flavia Royón actuará como «autoridad de aplicación» de la ley y deberá coordinar con el área de Lealtad Comercial «la instrumentación de los procedimientos sancionatorios» a a las petroleras y estaciones de servicios que no respeten la uniformidad de precios en los combustibles.


Igualdad de condiciones para la Patagonia, e NOA y el NEA

También plantea la necesidad de «armonizar o eliminar» las diferentes alícuotas de Ingresos Brutos que recaen sobre el expendio de combustibles «porque afectan el margen de costos de la comercialización minorista y crean disparidades en los precios finales de las distintas jurisdicciones».

Con respecto a las actuales exenciones al Impuesto a los Combustibles que benefician a la Patagonia, si bien promueve que sigan en pie, el proyecto sostiene que deben ser ampliadas bajo las mismas condiciones a las regiones menos desarrolladas del NOA y NEA.

La iniciativa en juego deja a los senadores oficialistas en una posición incómoda. No pueden salir a rechazarla abiertamente porque quedarían mal parados en sus provincias y tampoco pueden darle curso sin un visto bueno previo de la cartera económica de Massa y de YPF.

Los que primeros salieron a apoyar la uniformidad de precios fueron los expendedores de la provincia de Misiones. El titular de la Cámara de Estaciones de Servicio del NEA (Cesane), Faruk Jalaf, destacó que desde hace varios años vienen reclamando esa medida porque «las asimetrías siguen aumentando y hoy incluso los valores en la ciudad de Posadas son más económicos que los que se abonan en el interior de Misiones».

Desde el Senado, la oposición desafía a Massa e YPF y busca unificar los precios de los combustibles en todo el país

Tras recordar que la unificación de precios ya se había aplicado en otro momento, Jalaf sostuvo que «no se trata de una modificación descabellada porque ayudaría a reducir con un sentido federalista las diferencias que existen entre las distintas regiones».

Agregó que «los combustibles se venden en un 70% en los grandes centros urbanos, como Córdoba, Buenos Aires, Rosario, Santa Fe y Mendoza. Pero, los únicos que pagamos más caro somos los vivimos en el interior, especialmente en las provincias del Norte donde tenemos el menor ingreso per cápita y los precios más altos de las naftas, gasoil, electricidad y transporte».


Reparos al proyecto de Naidenoff

En tanto, los especialistas y ex funcionarios de Energía plantearon una serie de reparos al proyecto de Naidenoff. 

El ex titular de Energía y presidente del Instituto Argentino de Energía (IAE), General Mosconi; Jorge Lapeña señaló que el principal escollo que se presenta «es que los costos del transporte para llevar los combustibles a las provincias no son iguales, ni uniformes en todo el país».

Tras destacar que una política de precios uniformes tuvo lugar en la época en que YPF íntegramente estatal, Lapeña consideró que una medida similar en estos momentos «solo podría ser posible con la creación de un fondo compensatorio para poder equilibrar los costos del transporte que tienen los combustibles».

Por su parte, el también ex titular de Energía y del YPF, Daniel Montamat opinó que «toda intervención en el sistema para uniformar los precios de los combustibles resulta contraproducente. En las zonas más alejadas donde los precios por la incidencia del transporte se ubican por encima del promedio, una intervención para uniformar los valores podría generar la aparición de un mercado negro o blue de combustibles y restricciones de abastecimiento».

Daniel Montamat planteó una serie de reparos al proyecto de Naidenoff

Destacó que «ya está probado que en Argentina, siempre que hay un divorcio entre los precios internos y las referencias internacionales, terminamos en una situación de escasez cuando se producen picos de demandas, tal como sucedió en los últimos meses con la falta de gasoil». 

Para el titular de la consultora Montamat y Asociados, «lo que convendría en la actual situación -donde las diferencias de los precios internos con los externos son tan traumáticas, como los fuertes desfasajes que existen con las tarifas de gas y electricidad- es seguir la evolución de las referencias internacionales«.

Te puede interesar

Se viene una nueva suba del sueldo mínimo: a cuánto se irá el salario básico

Por último, planteó que «en caso de que se quieran evitar los vaivenes de precios que registran el mercado internacional, lo que hay que implementar son mecanismos estabilizadores mediante la adecuación de las cargas impositivas de los combustibles o con el armado de un fondo contracíclico que permita moderar el impacto de las subas y bajas externas».

Por Antonio Rossi

iProfesional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.