Presentan en Rosario proyecto para volver a vender bebidas alcohólicas

Presentaron un proyecto, que ingresó al Concejo y será debatido en la comisión de Gobierno, para modificar la prohibición que rige en la ciudad desde hace más de 23 años

Estacioneros de Rosario presentaron un proyecto para volver a vender bebidas alcohólicas en los salones de venta de los establecimientos. La iniciativa fue tomada por el bloque perottista Todos Hacemos Rosario, que la va a proponer en la comisión de Gobierno para volver a darle legalidad a una actividad que está prohibida desde 1998. Desde la cámara que nuclea al sector aseguran que la propuesta fue elaborada luego de revisar cómo es la actividad en otros países y de valerse con números sobre siniestralidad y accidentes de tránsito provistos por la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV) y el Sistema Integrado de Denuncias de Accidentes de Tránsito (Sideat).

Hasta agosto de 1998, las bebidas alcohólicas eran un producto más que se exhibía para la venta en las estaciones de servicio en Rosario. Una propuesta del entonces concejal Samson Meyer Krupick (UCR) para prohibir esto se convirtió en la ordenanza 6.625, aprobada por unanimidad en el Concejo Municipal.

En algunas, incluso, se podía consumir dentro del establecimiento, según contó el referente de la Cámara de Estaciones de Servicio rosarinas (Cesgar), Daniel Giribone. Al principio algunos se resistieron, con presentaciones de recursos de amparo para seguir vendiendo, pero otros acataron la medida y dejaron de vender.

Esos recursos llevaron a que el caso llegue hasta la Corte Suprema provincial y que, dos años después, se dé lugar a una medida cautelar presentada por 20 negocios del rubro para poder seguir vendiendo alcohol en las estaciones de servicio y que la Municipalidad no pueda multarlas. Sin embargo, un tiempo después rigió la prohibición nuevamente hasta hoy donde, además de existir la ordenanza, está el artículo 229 del nuevo Código de Convivencia, presente en el capítulo II referido a “Faltas contra la salubridad”, donde se expresa que está prohibida la venta de bebidas alcohólicas en estaciones de servicios con las mismas penalidades que se detallan en la ordenanza 6.625.


La propuesta

La iniciativa de Cesgar fue tomada por los concejales del bloque perottista en el Concejo. La titular del espacio, Julia Irigoitia, incluyó el tema entre los puntos sobre los que hará hincapié el bloque en las primeras reuniones de comisión en el Palacio Vasallo que comenzarán la semana que viene.

La cámara de estacioneros busca que la ordenanza se modifique para poder vender, pero que no se pueda consumir en los establecimientos. Aseguran que la norma, en los 24 años que lleva vigente, no ayudó a mejorar la situación en cuanto a accidentes de tránsito. “Vimos que el alcohol se vende libremente en todos lados y que la ordenanza nos dejaba como que éramos los responsables de los borrachos que andaban dando vueltas en los autos”, señaló Giribone.

El referente explicó que para presentar el proyecto buscaron “legislación comparada con otros países del mundo”, y aseguró que “el 91% (de las localidades provinciales) permite la venta de bebidas alcohólicas en las estaciones de servicio”. Este dato, en la iniciativa presentada, se desprende de un relevamiento realizado en agosto del 2020 por la Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (Faeni). Entre las ciudades que lo permiten, aparecen Santa Fe, San Lorenzo, Funes, Roldán, Arroyo Seco, General Lagos, Pérez y Pueblo Esther, entre otras.

Sobre la propuesta, explicó: “Queremos vender para llevar, pero de 8 a 23. En este momento, que nos agarró la pandemia, es para generar un ingreso más”. Y remarcó: “Hay legislación comparada y estadísticas que avalan que, en la provincia, no somos nosotros los que emborrachamos a la gente”.

El referente mencionó que se valieron de diferentes organismos para desarrollar el proyecto, como la APSV y el Sideat. A partir de esos datos, en el proyecto presentado, desde Cesgar detallaron: “Nueve años después de la sanción de la norma, la relación de accidentes cada 1.000 habitantes se duplicó, se cuadruplicó la cantidad de accidentes sin lesionados y hubo un incremento del 57% en la cantidad de personas fallecidas en accidentes de tránsito”.

De hecho, a mediados del año pasado los estacioneros hicieron público el pedido para volver a vender alcohol en los establecimientos y desde la provincia no se mostraron en sintonía con la posibilidad.

En tanto, Giribone mencionó que, de la investigación que realizaron, se desprende que “en algunos estados de Estados Unidos está prohibido, en otros no; en Francia se prohíbe durante el horario nocturno; en Chile no se puede consumir dentro de los establecimientos; y en España, en algunas localidades, se permite la venta durante las 24 horas”.

“No queremos ir en contra de las organizaciones que luchan por el manejo seguro y por la vida. Por eso, trabajamos un montón para presentar el proyecto”, concluyó.

Por Tomás Barrandeguy

La Capital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *