Los drones y realidad virtual para el control de obras en Vaca Muerta

Las inspecciones aéreas ganan terreno ante la creciente cantidad de obras en la industria hidrocarburífera. Permiten reducir costos, aumentar la seguridad de los trabajadores y tener un control periódico de los avances.

La industria en Vaca Muerta proyecta un potencial crecimiento en los próximos años y las obras de infraestructura hacen eco de esta situación. Una pyme neuquina, Axsol, ofrece estudios topográficos con drones e inspección aérea con realidad virtual para el control de obras con resultados en 48 horas. Esta tecnología permite potenciar la seguridad de los trabajadores y reducir costos.

La empresa instalada en Centenario cuenta con tres tipos de servicios. Uno refiere a estudios topográficos utilizando drones, lo que «tiene un impacto muy alto en el desarrollo de obras que se hacen en hidrocarburos, ya sea construcción de locación para un pozo, ductos, plantas de procesamiento, entre otras», indicó el fundador y director, Cristian Sanz en diálogo con Energía On.

Con los drones obtienen datos del relieve, «cómo se va afectando y cambiando en la superficie de la obra, cuánto material se va movilizando y cómo van quedando los niveles», explicó. A su vez, realizan estudios de riesgo hídrico que tienen por finalidad «hacer que la empresa ejecutora haga todas las obras tendientes a mitigar los efectos de la lluvia. Por ejemplo, que no pase que hicieron un ducto y después el correr del agua se empiece a llevar la tierra y queden los caños al aire».

El referente destacó que esta tecnología tiene ventajas sobre medios tradicionales. Entre ellas, «la alta resolución. Podemos ver y entregar muchísima más cantidad de puntos que lo que se genera con métodos tradicionales. A su vez, la rapidez de la ejecución y de la entrega de los planos. En dos horas podemos relevar hasta 20 kilómetros de ducto o hasta 300 hectáreas de una locación y entregar en 48 horas todo el material«, subrayó.

El otro servicio disponible para la industria son las inspecciones aéreas con realidad virtual: «Lo estamos usando mucho en obras del tipo construcción de plantas como por ejemplo la CPF (Planta Central de Procesamiento) de Shell que se inauguró en 2021″, destacó. Realizaron el seguimiento con realidad virtual, lo que permite a los divers actores involucrados poder recorrerla, sin estar presentes.

En ocasiones, les toca recorrer hasta cinco locaciones por día. Foto: gentileza Cristian Sanz.

Como sucede con los estudios topográficos, la firma presenta los resultados en 48 horas: «para que todas las personas que están involucradas en la construcción puedan ir viendo casi a tiempo real cómo va la evolución de los montajes«, marcó. Además «se puede ir comparando entre la situación de la semana anterior con la de ahora» por las revisaciones periodicas.

Esta velocidad tanto en estudios topográficos como en las inspecciones aéreas con realidad virtual «antes no existía, no se podía lograr de ninguna forma. Ahora la persona que está haciendo el seguimiento de la obra tiene una disponibilidad de material para tomar una decisión muy rápido«. Sanz explicó que se trata de servicios que se potenciaron con la pandemia pero que ya tienen su historia.

El último servicio está relacionado con la fruticultura de precisión, con el que geolocalizan cada uno de los árboles en un mapa y estudian sus características como volumen, altura, el índice de vigor y de salud de cada planta. «Uno puede encontrar anomalías con los documentos y tomar decisiones. Podemos anticiparnos y arreglar el problema antes de que impacte en la caída de la producción», detalló.

Para efectuar los estudios y seguimientos «tenemos un desarrollo de software que va acompañando a estos sensores montados en drones. Hay un equipo de trabajo muy hábil lo que garantiza una buena detección con un buen set de datos», señaló. Toda la información relevada está disponible una plataforma donde los ingenieron pueden acceder a ver todo el material de una determinada locación y de un determinado momento.

Los drones cuentan con sensores para los estudios topográficos. Foto: gentileza Cristian Sanz.

Los estudios periódicos se efectúan con «muchos planos programados de forma tal que cada vez que visitamos la obra ejecutamos la misma serie de tomas para que sean comparables. Respecto a la realidad virtual, se hace siempre de forma programada, son todas imágenes a la misma altura y podés ir teniendo todo el desarrollo temporal de cómo va el avance de la obra«, subrayó.

«Nosotros entregamos una herramienta que permita ir aprendiendo«, resaltó el director. Otras características que favorecen este tipo de tecnologías se relacionan con la seguridad de los trabajadores; el aporte al medio ambiente; y la reducción de costos, ya que permite anticiparte a los inconvenientes y requiere la intervención de pocas personas para obtener material.


Una historia marcada por la producción neuquina

La empresa vio sus inicios en 2015, cuando Sanz, hijo y nieto de agricultores, comenzó a investigar la tecnología. En el año 2018 «ya empezamos a trabajar en forma sostenida entre las operadoras». Con más de siete años de trabajo y formación, «tenemos más de 100.000 fotos y videos y tenemos más de 500 locaciones y obras relevadas«, remarcó.

La empresa nació por una iniciativa personal y por el interés en los sistemas de informática: «Siempre me gustó y me provoca una gran motivación el poder ayudar a los que están involucrados en los procesos de producción«, indicó. «Cuando descubrí los drones pensé que si mi papá hubiese podido aprovechar toda esta tecnología, el impacto hubiese sido diferente. Lo mismo pasa con las personas que están en las construcciones», expresó.

La firma recibió la certificación como «Empresa Neuquina» en el 2021 entregada por el Centro PyME  Adeneu. «Tenemos todas las habilitaciones, los seguros, todas cuestiones que refuerzan la profesionalidad. Hemos sido elegidos por Shell como Partner de drones a nivel internacional. Nos hicieron una auditoría completa de todo nuestro procedimiento y nos felicitaron. Recibimos hace poco esta distinción», comentó.

«Tecnología, ganas y empatía con la gente. Es nuestro gran valor. Nos ponemos siempre del lado de la persona que tiene que recibir nuestro servicio para poder entenderlo y brindarle la mejor solución que necesitan. Nos adaptamos rápidamente y les damos productos que se puedan leer y ver con las tecnologías que ellos tengan», cerró.

Por Miquela Danil Juarez

Río Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *