Las millonarias importaciones de GNL le meten presión al dólar

Los dos barcos regasificadores de Escobar y Bahía Blanca inyectarán el gas importado hasta septiembre. Cuánto es el costo y quiénes son los vendedores.

Casi 1000 millones de dólares saldrán este año de las reservas del Banco Central (BCRA) para pagar las importaciones de gas licuado (GNL).

Las millonarias compras de energía en el exterior son una de las principales razones del cepo al dólar, que ahora tiene un aumento de la cotización paralela.

Los u$s 958 millones que pagará Integración Energética Argentina (Ieasa, ex Enarsa) servirán para darle confiabilidad al suministro pero no alcanzarán para cubrir todo el consumo de gas en invierno.

De hecho, aún importando 14 millones de metros cúbicos diarios de Bolivia y con las dos terminales regasificadoras operativas, la menor energía hidroeléctrica que entrega Yacyretá por la bajante del Río Paraná obligó a las autoridades a comprar gasoil y fuel oil para el funcionamiento de las centrales térmicas, una alternativa sustancialmente más cara (casi 10 veces).

Se estima que en total todas las importaciones pueden llegar a superar los u$s 3000 millones en este año.

Los principales proveedores del gas licuado son BP (ex British Petroleum), con 23 de los 52 cargamentos; a la holandesa Gunvor se le adjudicaron otros 11 buques; a la francesa Total, 7; la también holandesa Vitol se alzó con otras 4 cargas; las suizas Trafigura y Glencore proveerán en 2 ocasiones cada una; mientras que la española Naturgy, la angloholandesa Shell y la estadounidense Cheniere cierran la lista con un barco adjudicado a cada una de estas empresas.

El gas licuado, que durante un breve período exportó la Argentina el año pasado -con operaciones no rentables, por lo que el contrato del barco licuefactor fue cancelado-, tiene como origen a Estados Unidos y Qatar.

Las importaciones se pagan por adelantado y en dólares a un promedio de u$s 7,77 por millón de BTU, al que se le suma cerca de u$s 1,25 más en concepto de regasificación para inyectarlo a los gasoductos.

Por su parte, la producción local de gas se paga en torno a los u$s 3,80, pero en pesos al tipo de cambio mayorista oficial y con una demora de entre 60 y 90 días.

Por Santiago Spaltro

El Cronista

Un comentario en «Las millonarias importaciones de GNL le meten presión al dólar»

  • el 26 julio, 2021 a las 10:14
    Enlace permanente

    En todo el mundo se importa LNG combustible del futuro. Deberiamos utilizarlo directamente sin regasificar. Ya esta comenzando lentamente.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.