Señalan que el retraso de los precios en surtidor alcanza al 30%

La suba del petróleo que supera el 10% solo en este mes, sumado a la inflación y la devaluación en el país presionan el congelamiento vigente.

El especialista en mercados energéticos y ex secretario de Energía de la Nación, Daniel Montamat, señaló que ante de la suba de los precios que experimentó el petróleo en estos últimos días, la distorsión de los precios en surtidor de los combustibles por el congelamiento vigente desde mayo llega a un promedio de 25% porcentaje que deberían reajustarse los valores para cubrir los desfases vigentes desde mayor 2021.

Cabe destacar que desde mayo de 2021, -hace 9 meses- los precios de la petrolera YPF, la cual concentra más del 50% del mercado de combustibles en el mercado interno, están congelados en $96,30 la nafta Súper, $112,50 la Infinia y el gasoil D500 en $90,60 y el diésel Infinia en $108,20 por litro.

El incremento que tuvieron los surtidores entre enero y mayo de 2021 fue del 30%, en consonancia con la primera estimación de inflación que había realizado el Gobierno y que luego fue superada en más de 20 puntos hacia fin de año.

Ahora, el contexto macroeconómico nacional y el mercado internacional cada vez presiona más sobre este congelamiento. El petróleo Brent que es el que se toma de referencia pasó de U$S 79 el 3 de enero y ayer cerró en U$S 88,20. En los últimos 12 meses el precio del barril de petróleo de la Opep -conformado por una canasta de cotizaciones- aumentó un 54,63%.

Montamat, indicó que «el tema de la suba de los precios del petróleo complica las distorsiones que tienen los precios internos tanto del petróleo, como de los combustibles, que están por debajo de las referencias internacionales, todo lo que sea aumento del petróleo o devaluación del tipo de cambio, frente a valores de surtidor en pesos que no se mueven, aumenta esas distorsiones».

El especialista agregó que «tenemos que en la mezcla de gasoil y nafta la distorsión de los precios internos respecto de lo que marca la paridad de importación antes de estas subas del petróleo, ya era de un 25% en promedio. Por supuesto que también los precios del petróleo interno están por debajo de las referencias internacionales».

Destacó que «el mundo nos está complicando este panorama que puede ser aún más grave si hay una devaluación importante del tipo de cambio, porque ahí sí la devaluación del tipo de cambio aleja los precios en pesos mucho más que las referencias internacionales».

Agregó que «si sube el petróleo, suben las referencias de precio y aumenta la distorsión. Incluso si el dólar oficial sube, complica muchísimo porque se habla de bienes transables internacionalmente que se importan y exportan en dólares. Si se devalúa y si no se sigue la línea de tipo de cambio oficial, se agiganta la diferencia y pasaría a ser de 25 a 50 o 60%, que es insostenible», agregó.

Ayer, el precio del barril de petróleo subió en Nueva York por la mayor tensión geopolítica en Ucrania y en la península arábiga. El barril WTI subió 2,5% para cerrar en U$S 85,40 y el Brent, 2,2% y se pactó en U$S 88,20.

El Liberal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.