GyP entra en la carrera petrolera con el debut de la exportación

En noviembre sacó los primeros 12.550 barriles a Brasil. La empresa pagará dividendos por $600 millones.

Gas y Petróleo de Neuquén (GyP), la empresa petrolera del Estado neuquino, dio un salto de calidad y dejó de ser solo una compañía de acompañamiento a grandes operadoras para ganarse el respeto en el mercado hidrocarburífero de Vaca Muerta. En noviembre último concretó su primera exportación de crudo, para ponerse en el ranking de las operadoras que comienzan a jugar en el mercado externo. Fueron 12.550 barriles de petróleo con rumbo a Brasil, luego de sortear varias instancias burocráticas.

Pero no solo eso. GyP comenzó un camino de consolidación como empresa neuquina y este año repartirá dividendos por no menos de $600 millones. “Fue un año como todos. Desde que nosotros empezamos a producir crudo y gas en 2015 hemos duplicado la producción e ingresos año a año y 2022 no fue la excepción. Hemos crecido significativamente en producción, facturación y ganancias. Hemos superado nuestras expectativas de presupuesto de 12% más que habíamos presupuestado en 2022”, indicó Alberto Saggese, presidente de GyP.

Para 2023, la empresa proyecta un crecimiento del 21% en la producción de petróleo y otro 9% en la de gas, pese a que está última no es una ventana con todo el desarrollo. Además, planifica un 31% de aumento en las ventas. Saggese dijo que la compañía está trabajando “a la par de los socios”, sobre todo con YPF, que capitaliza el 70% del marcado hidrocarburífero de Vaca Muerta.

“Exportar el 35% de la producción que tiene la empresa, levanta los precios; pero hemos tenido un promedio de precios muy buenos y participamos del mercado de la misma manera que lo hace el resto de las empresas”, indicó el presidente de la empresa neuquina.

Los servicios comerciales para esta operatoria son de Trafigura, el trader que coloca la producción en los mercados y se conecta con los clientes.


Un piloto de $130 millones

La empresa tuvo la oportunidad de participar de las licitaciones de Oldelval y también lo hará con Otasa a Chile, para la exportación petrolera.

Saggese sostuvo que, pese a que es una empresa estatal neuquina, GyP tiene un comportamiento en la dinámica como si fuese una empresa privada, a la hora de evaluar los costos de inversión. Tiene 40 empleados directos, más otros indirectos que son bajo contrato de socios en yacimientos. No obstante, GyP no deja de tener acciones de responsabilidad social empresaria y una política de donaciones, que consolidan el perfil estatal en la provincia.

“Contribuimos con la provincia en determinadas acciones, estamos desarrollando planes de intervención y responsabilidad social en determinados rubros, este año y el anterior dimos donaciones en salud pública, para contribuir con la sociedad neuquina”, indicó el presidente de la compañía estatal.

GyP tiene actualmente una producción de 4800 barriles de crudo por día, pero de la producción neta de acuerdo de repago de inversiones que tiene que hacer en las áreas con los socios y operadoras, le quedan unos 1600 barriles a la venta. La compañía estatal tiene en producción 13 áreas de shale, de las cuales cuatro están en producción masiva, junto con Shell, ExxonMobil, Vista, Phoenix Global Resources y Pan American Energy. “El resto de las áreas están en una etapa de crecimiento”, indicó Saggese.

GyP también pondrá fichas en 2023 en un piloto que tiene junto con Pan American Energy en el área Aguada de Cánepa. Como socio activo, en ese yacimiento se invertirán $130 millones y GyP tiene una participación del 10%. Es decir que tendrá que invertir alrededor de u$s 13 millones en los próximos años. “Por suerte estamos preparados para hacer esa inversión”, dijo Saggese.

El presidente de GyP indicó que la mayor cantidad de producción de crudo se extrae de las áreas que tienen en sociedad con Shell Argentina, en los bloques Sierras Blancas y Cruz de Lorena.

La operatoria de exportación constituyó un hito en la historia de la empresa petrolera neuquina, el 10 de noviembre. El buque Chemtrans Polaris, contratado por la empresa Trafigura, arribó al Puerto de Bahía Blanca para realizar esa operación, que quedará en las memorias petroleras.


Evolución: de áreas maduras al shale

GyP fue creada mediante decreto del Poder Ejecutivo provincial el 16 de mayo de 2008 en el gobierno de Jorge Sapag. Posteriormente, se reservaron para la empresa áreas de hidrocarburos para que, por sí o asociada a terceros, procediera a la exploración, desarrollo y explotación de las mismas.

A mediados de 2021, la compañía empezó a desprenderse de áreas maduras en producción para concentrarse en sus activos en Vaca Muerta, donde está asociada a las principales operadoras de la Cuenca Neuquina.

Se trató de la venta de su participación en La Dorsal, un conjunto de yacimientos convencionales que desde 2015 opera Oilstone: Bajo Baguales, Cutral Co Sur, Ranquil Co Norte, Puesto Cortadera, Loma Negra, Neuquén del Medio y Portezuelo Minas.

Por Adriano Calalesina

La mañana en Neuquén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *