Expendedores contra la prohibición de vender 0km que usen combustibles desde 2041

Los estacioneros afirman que la iniciativa “desalienta a la industria, al petróleo y al gas”, y que la Argentina no contribuye “ni al 1% de la contaminación a nivel mundial”.

El Gobierno nacional impulsa en el Congreso una iniciativa que pretende prohibir a partir de 2041 la comercialización de todo vehículo 0km que utilice nafta o gasoil. Los dueños de las estaciones de servicio se pusieron en pie de guerra.

El proyecto de Ley de Movilidad Sustentable busca además desarrollar la tecnología eléctrica en el país, y propone crear un régimen que “promoverá diseño, investigación, innovación, desarrollo, producción, comercialización, reconversión y/o utilización de vehículos propulsados por fuentes de energía sustentables y que también promoverá partes, conjuntos y equipos auxiliares en el territorio del país”, según su texto de presentación.


Según las estaciones de servicio, el proyecto “desalienta a la industria, al petróleo y al gas”

“Cualquier proyecto que sea de movilidad sustentable vamos a estar todos a favor. Lo que sucede es que hoy la electricidad se genera desde los hidrocarburos. La electricidad está subsidiada a más del 50% por el Estado. O sea, nosotros estamos pagando casi un 50% menos de lo que realmente cuesta, sumado a que en Buenos Aires está un 150% más barata que en el resto del país”, señaló Gabriel Bornoroni, presidente de Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA), que nuclea a las estaciones de servicio.

Según el dirigente gremial, “primero hay que pensar cómo vamos a tener electricidad sustentable, es decir, sin hidrocarburos”, debido a que “los 14 millones de vehículos que hoy tenemos en el país van a consumir un 40% más de electricidad en relación a lo que consumen hoy”.

Bornoroni además sostuvo que la iniciativa “desalienta a la industria, al petróleo y al gas. Nosotros somos potencia mundial en cuanto a estos recursos. Y nadie va a venir a invertir a la Argentina porque saben que acá no hay futuro”.

“Detrás de las estaciones de servicio hay 65 mil familias. Si hacemos una ley a 19 años para adelante, tenemos que pensar en todo esto. La Argentina es un país con 40% de pobres”, subrayó.

Y agregó: “Pensemos primero en todo eso y después veamos cómo hacer para no emitir contaminación. Nosotros no contribuimos ni a un 1% de la contaminación mundial. ¿Tiene que estar en agenda este proyecto en base a las condiciones en las que hoy se encuentra la Argentina? Pensemos un poco en todo esto”.


Ley de Movilidad Sustentable: qué dice el proyecto

El Gobierno promete con ella la creación de 12.500 puestos de trabajo en terminales automotrices, de 6000 puestos en sectores autopartistas y de 2500 puestos en fabricantes de baterías, con un escenario de inversiones de 8300 millones de dólares y exportaciones por 5000 millones de dólares.

El objetivo de la ley es “promover la utilización creciente y sostenida de vehículos propulsados con fuentes de potencia no convencionales, de producción nacional”. Se incluyen a todos los segmentos de movilidad terrestre: livianos, medianos, pesados, de pasajeros, de carga, la micromovilidad, los experimentales y los designados por la Autoridad de Aplicación.


Se prohibirán los autos nafteros y diésel

En su artículo 78°, el proyecto de ley propone la prohibición de la fabricación y comercialización de vehículos que funcionen propulsados exclusivamente por motor de combustión interna a partir del 1 de enero de 2041; es decir, en 20 años.

Es la primera vez en la Argentina que se pone fecha al fin de la producción de vehículos nafteros y diésel (comúnmente, a los segundos se los conoce como gasoleros), aunque todavía la misma deba ser ratificada en la dos cámaras. En el mundo, los países más desarrollados comenzarán a prohibir los autos a combustión, en general, a partir de 2030.

Al referirse a vehículos que funcionen propulsados “exclusivamente” (esa es la palabra clave del artículo), se entiende que el Proyecto contempla seguir permitiendo más allá de 2041 la fabricación de modelos con mecánica híbrida, aquellos que combinan un motor a combustión con uno eléctrico. En la Argentina, sin embargo, todavía no se produce ninguno con este tipo de motorización y los híbridos que hoy se comercializan en nuestro país necesitan sí o sí del motor a combustión interna.

TN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *