Estados Unidos: Varias cuadras de fila y estaciones de servicio cerradas

Un ciberataque contra un ducto fundamental que cruza gran parte del país provocó una gran escasez de combustibles. Se disparan los precios.

Estaciones de servicio cerradas. Mangueras cruzadas. Colas de varias cuadras para cargar un límite de 25 o 30 dólares, apenas medio tanque. Hacer la fila para que al llegar al surtidor el encargado sentencie: “No gas, no more”. No hay más nafta.

El paisaje en Estados Unidos, el país donde el automóvil es rey, es hoy preocupante y puede volverse dramático: millones de estadounidenses comenzaron a volcarse masivamente a cargar combustible este miércoles porque un ciberataque contra un ducto fundamental, que atraviesa la costa este del país, provoca estos días una gran escasez de gasolina y otros carburantes clave para el funcionamiento del país.

Además, los precios se disparan: la nafta llegó a venderse este miércoles a tres dólares el galón (3,7 litros), una cifra que no se veía desde hace casi 7 años.

El Colonial Pipeline es un ducto que comienza en Texas y circula unos 8.800 kilómetros hasta Nueva York y suministra el 45% del combustible de la Costa Este.

Desde Houston abastece a Louisiana, Mississippi, Alabama, el norte de Florida, Georgia, Tenneseee, Carolina del Sur, Carolina del Norte, Kentucky, Maryland, Virginia, Washington DC, Delaware, New Jersey, Pennsylvania y New York. Transporta cerca de tres millones de barriles por día de gasolina, diésel y combustible de aviación.

Una estación se servicio cerrada en Jackson, en el estado de Mossouri. Foto: AP
Una estación se servicio cerrada en Jackson, en el estado de Mossouri.

El ducto fue hackeado el viernes por un grupo de piratas conocido como DarkSide, que se metió en su sistema informático, lo bloqueó y pide dinero para restaurar el acceso.

Colonial Pipeline dijo que contrató una agencia de seguridad independiente para que investigue y arregle el problema.

La empresa anunció en la tarde del miércoles que se logró reanudar el servicio, pero que el suministro podría tomar varios días en regularizarse. Por eso los estadounidenses salieron en masa a abastecerse de combustible que ya comenzaba a escasear.

En Washington DC, por ejemplo, el 10% de las estaciones de servicio se quedó sin provisiones, según el sitio especializado GasBuddy, que rastrea precios, demanda y disponibilidad.

Estado de emergencia

Según cifras de la tarde, la situación era más dramática en Carolina del Norte (65%) Georgia (43%), Carolina del Sur (43%) y Virginia (44%). En Florida y Maryland, un 11%.

Los gobernadores de Florida, Carolina del Norte, Georgia y Virginia declararon en estado de emergencia y tomaron medidas para relajar las reglas de transporte de combustibles por tierra para aliviar la situación.

Pero también enfrentan otro problema adicional, que es que hay una gran escasez de choferes de camiones de sustancias inflamables, que en este país requieren de mucha especialización.

Ante esta situación, el secretario de transporte de EE.UU., Pete Buttigieg, instó este miércoles a no acaparar combustible, durante la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca.

El responsable subrayó que “bajo ninguna circunstancia se debe poner gasolina directamente en nada que no sea un vehículo o un contenedor aprobado”. Es porque muchos ya comenzaron a intentar acopiar combustible en bidones y otros recipientes.

Buttigieg insistió en que la “máxima prioridad” del gobierno de Joe Biden “es llevar el combustible a las comunidades que lo necesitan” e indicó que este incidente también recuerda que “la infraestructura es una cuestión de seguridad nacional”.

Un cartel indica que no hay nafta, en una estación de servicio en Chamblee, en el estado de Georgia. Foto: BLOOMBERG
Un cartel indica que no hay nafta, en una estación de servicio en Chamblee, en el estado de Georgia.

Se dispara el precio

Este miércoles, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI), que sirve de referencia para el mercado estadounidense, abrió con un alza del 1,33%, hasta 66,15 dólares el barril, con el mercado pendiente del restablecimiento de operaciones de Colonial.

Un informe sobre ciberseguridad publicado por The Wall Street Journal tras el hackeo del viernes señaló que “los ataques crecen en número y escala mientras que millones de personas en todo el país trabajan o asisten a la escuela a distancia, en algunos casos abriendo puertas traseras a redes sin protecciones de seguridad corporativas o institucionales».

El WSJ informó que los altos funcionarios del gobierno de Biden consideran que el “ransomware”, que encripta el contenido de las computadoras de las víctimas y las inutiliza hasta que se realiza un pago, es la amenaza más grave para la ciberseguridad en Estados Unidos, y son pesimistas sobre la situación en los próximos años.

El WSJ dijo que las víctimas suelen pagar el rescate porque no tienen copias de seguridad o porque el esfuerzo necesario para restaurar cientos de computadoras es prohibitivo.

Surtidores vacíos en una estación de servicio en Woodbridge, Virginia, Estados Unidos, este miércoles. Foto: AFP
Surtidores vacíos en una estación de servicio en Woodbridge, Virginia, Estados Unidos, este miércoles.
¿Un problema para Joe Biden?

El alza de los precios del combustible, si se mantiene, complicará también a Biden en otro tema sensible: la inflación, en un país donde es un tema que suele preocupar a pocos.

Este miércoles se anunció que los precios subieron en abril un 0,8% respecto de marzo, sobre todo en autos usados, pasajes de avión y muebles. Hace 13 años que los precios no subían tanto: en 12 meses el incremento fue de 4,2%, según el Departamento de Trabajo.

El recalentamiento de la economía podría complicar la aprobación del gigantesco plan de inversiones en familias e infraestructura que promueve el presidente y que los republicanos rechazan por generar demasiado gasto público.

Si la presión inflacionaria es duradera, la Reserva Federal podría considerar ajustar sus tasas al alza, lo cual podría afectar el crédito y la inversión.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, indicó reiteradas veces que el fenómeno inflacionario sería temporal y que el pleno empleo debería alcanzarse antes de que el organismo considere subir los tipos de interés.

Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.