En cuánto reducirá Bolivia sus envíos de gas a Argentina

Bolivia mantiene un declino de producció y debe cumplir con los compromisos asumidos con Brasil y Argentina, más un crecimiento del mercado interno.

Bolivia enviará menos gas a Argentina durante el próximo invierno debido a una menor producción, informó a Reuters un portavoz del Gobierno nacional.

Argentina depende hace años del gas boliviano para uso residencial y de usinas eléctricas, aunque espera empezar a suplirlo lentamente desde el 2023 con los envíos de Vaca Muerta, a través del Gasoducto Néstor Kirchner.

Medios argentinos y bolivianos señalaron que, en el invierno de 2022, Bolivia envió a su vecino alrededor de 14 millones de metros cúbicos al día (MMmcd), cifra que podría caer a la mitad o menos para este 2023. El portavoz del Gobierno argentino confirmó que habrá una reducción en los envíos, aunque no especificó cifras.

«Ofrecieron menos, se pidió más y se estuvo negociando. Están (en Bolivia) con un declino de producción muy marcado y compromisos asumidos con Brasil y Argentina, más un crecimiento del mercado interno», añadió el vocero.

Hay que recordar que el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Armin Dorgathen, anunció que la estatal petrolera hará la “inversión más alta de la historia” en exploración de hidrocarburos, con la finalidad de aumentar las reservas de gas.

“No tengo el dato exacto de cuánto va a ser la inversión en exploración. Sin embargo, evidentemente, va a ser una de las más altas de la historia, evidentemente, es un trabajo de riesgo, toda la industria petrolera es un trabajo de riesgo, perforar pozos es un trabajo de riesgo, pero si no se lo hace, si no se perfora, no se tiene resultados”, dijo en contacto con PAT.

De acuerdo a una publicación de América Economía, en 2022 YPFB invirtió 250 millones de dólares en exploración y explotación y para este año se prevé duplicar esa cifra, dijo el vicepresidente de Administración, Contratos y Fiscalización de la petrolera estatal, Enzo Michel.

Dorgathen explicó que YPFB trabaja en la parte exploratoria desde diferentes “ópticas”, por ejemplo, en el Subandino Sur, que es la cuenca tradicional, donde están los megacampos y se produjo históricamente gas natural, con varias exploraciones y un conocimiento “bastante amplio”.

“Después de las perforaciones que vayamos a realizar, que tenemos aproximadamente unas 10 planificadas hasta 2025, vamos a poder ya consolidar esta cuenca como una cuenca madura, con los descubrimientos o no que existan en esta cuenca, vamos a tener esos resultados”, detalló.

La mañana en Neuquén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *