El Gobierno deberá duplicar el gasto en importación de gas

Energía presupuestó que se gastarán US$1.300 millones, casi el doble de los US$659 pagados el año pasado. El gas llegará sobre todo de EEUU y Qatar, a US$7,35 el BTU (unidad de medida del gas) contra los US$2,85 pagados en 2020.

El Gobierno ya adjudicó casi 50 buques con gas natural licuado (GNL) que llegarán, sobre todo, de Estados Unidos y Qatar.

La Argentina deberá afrontar pagos por unos US$1.300 millones en importaciones de gas durante este invierno, lo que representará un incremento del 97% respecto del 2020, según cálculos oficiales y privados.

El monto total de las importaciones casi duplica a los US$659 millones desembolsados el año pasado, según surge de datos de la Secretaría de Energía.

En este escenario, los buques regasificadores cumplen un rol clave, y por eso existe preocupación oficial para que descienda el nivel de conflictividad con los gremios portuarios, que reclaman, en otros puntos, ser priorizados en la vacunación contra la COVID-19.

Ya se adjudicaron casi 50 buques con gas natural licuado (GNL) procedentes principalmente de Estados Unidos y Qatar.


Cada vez más caro

El combustibles se adquirió a un precio promedio de 7,35 dólares por BTU (unidad de medida del gas), y se afrontaron pagos por unos US$800 millones. El valor pagado ahora por BTU representa casi dos veces y media más del precio que el Gobierno pagó en 2020.

Los contratos acordados este año superan los 30 buques licitados en 2020, cuando el precio promedio fue de apenas un tercio que en la actualidad: US$2,85 por BTU, en medio de la crisis mundial por causa de la pandemia.

El gas representa el 55% del total de energía que se consume en la Argentina.

Su producción experimentó una drástica caída por un descenso en la inversión privada que muestra dudas sobre el rumbo de la economía argentinas, así como por las prolongadas y virulentas protestas en la Patagonia protagonizadas por personal de salud, que cortó rutas de acceso al yacimiento de Vaca Muerta durante tres semanas. Para abastecer la generación de energía eléctrica en invierno, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) importó además gasoil por US$135 millones.

Energía prevé otros acuerdos de importación por US$180 millones para mayo y junio.

Además, otro por US$125 millones para fines de junio y julio, y operaciones similares para agosto y septiembre.

La Argentina le está comprando gas natural a Bolivia y licuado (GNL) a otros países, en ambos casos a través de Ieasa, que se ocupa de la comercialización de gas natural y las importaciones del combustible.


Una escasez anunciada

Un informe del Instituto de Energía General Mosconi alertó sobre las consecuencias de la desinversión que está atravesando la Argentina en materia energética. De acuerdo con los datos de esa entidad, la oferta cayó 10% interanual en abril, y alcanzó su menor nivel en una década.

El Instituto Mosconi no fue el único que encendió la luz de alarma.

Según datos de la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH), que agrupa a las principales petroleras del país, los cortes de ruta en Vaca Muerta provocaron pérdidas por millones de dólares por día. Las 22 jornadas de conflicto elevaron esas pérdidas a US$300 millones. Las mismas empresas indicaban ya en abril que los faltantes de gas -entre 3 y 4 millones de metros cúbicos diarios del Plan Gas- generarían escasez en invierno. Y por entonces estimaban que ese faltante obligaría a importar combustibles por unos US$200 millones.

En la misma sintonía, hace ya tiempo el grupo de exsecretarios de Energía de la Nación advierten que las reservas de hidrocarburos «no se gestionan en forma adecuada, y caen por falta de inversiones y de políticas públicas apropiadas».

El Tribuno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.