El GNC vuelve a escena por el aumento de la nafta

En la conversión del tanque de combustible pesa el ahorro mensual que puede representar un auto a gas, pues se estima que con los valores de hoy se gastaría un 40% menos.

YPF anunció otro aumento en el precio de las naftas el domingo último por la noche y con esa suba -de entre un 9,5 por ciento y un 11.5 por ciento, según el nivel de octanajes- acumula alrededor de un 20 por ciento de incremento en lo que va del año, tras haberse sostenido el valor del litro congelado desde mayo de 2021. Como sucede cada vez que los costos de los combustibles líquidos se disparan, algunos automovilistas particulares se vuelcan a la conversión del vehículo: dejan la súper o la premium y se pasan al GNC. En los talleres de la Región donde se realizan las instalaciones de los tubos de gas la demanda es dispar, con casos en los que hay numerosas consultas pero no tantos pedidos de colocaciones y casos en los que se advierte un crecimiento concreto de la venta de equipos.

“La semana pasada fue un ´boom´ de conversiones, a dos o tres por día -precisó Guillermina Requena, empleada del taller de diagonal 73 entre 21 y 22-. Ahora la demanda se calmó un poco. Pasa que con cada aumento de la nafta la gente empieza a consultar y crecen los pedidos y eso es porque con un cilindro de 60 litros en la ciudad se puede andar entre 120 y 130 kilómetros”. En ese local, un equipo estándar, con el certificado de aptitud técnica (la oblea) incluido, cuesta 95.300 pesos.

La cuenta que se hace por estos días, con los precios de las naftas actualizados (la súper de YPF pasó esta semana de 103,20 a 114,50 el litro, y la premium de 123,40 a 139,40 el litro) y el de GNC en proceso de aumento (en las últimas horas en las estaciones de servicio de la capital federal escaló de 59 pesos a 65 el metro cúbico) favorece a aquellos que cargan gas. De ahí que algunos usuarios de autos particulares y combustibles líquidos evalúen la posibilidad de la conversión.

En ese sentido, los mismos 120 kilómetros que se recorren con un tubo de GNC lleno por unos 850 pesos (caben entre 12 y 14 metros cúbicos en un cilindro de 60 litros) cuestan, si la combustión es con nafta súper, alrededor de 1.400 pesos (tomando como ejemplo un automóvil mediano con motor 1.6). Si hablamos ya de la calidad premium el número se eleva a unos 1.700 pesos. El ahorro entonces, como mínimo, es de aproximadamente un 40 por ciento.

Por su parte, desde un taller situado en la avenida 72 entre 15 y 16, César Dibene señaló que no advierte un aumento en la demanda para la colocación de equipos de GNC. “Consultan mucho, pero no crece por ahora la cantidad de tubos que colocamos”, indicó.

Similar es la evaluación de Ezequiel Navarro, empleado de un taller dedicado a la instalación y reparación de equipos de CNC de Los Hornos. “Notamos un incremento en las consultas, pero no en las colocaciones. La última semana de febrero fue realmente increíble la cantidad de trabajos que realizamos, 18 equipos en seis días, pero ahora bajó; colocamos a un promedio de uno por día”, señaló.

En ese taller de la avenida 66 colocar un sistema nuevo le sale al dueño del vehículos unos 100.000 pesos, mientras que un equipo usado pero reacondicionado a nuevo se puede conseguir en un rango de entre 80.000 y 90.000 pesos. “A eso hay que sumarle la oblea, que cuesta 2.500 pesos, y la prueba hidráulica cada cinco años, que vale entre 9.000 y 17.000 pesos, depende del vehículo”, añadió Navarro.

También hay talleres mecánicos en que por una cuestión de conveniencia económica se dejó de realizar trabajos de instalación y se ocupan sólo de reparaciones de los sistemas de cilindros y de otorgar la oblea. Tal es el caso de un local de Villa Elisa, donde Néstor Alvarez prefirió dedicarse a esos otros rubros porque, según sostuvo, “los equipos son muy caros, dejan poco margen de ganancia y al final trabajamos para los proveedores”.

Alvarez subrayó que históricamente un equipo de gas para coches le constaba a los usuarios alrededor de 1.000 dólares. “Hoy sería imposible que tuviera ese valor y resulta que nosotros lo compramos a 78.000 pesos y lo vendemos a 90.000 pesos. No es negocio”, concluyó.

El Día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.