¿Cuánto piden de aumento las distribuidoras y transportadoras de gas?

Distribuidoras y transportadoras reclaman subas de casi el 300 por ciento en cada uno de sus segmentos. El Gobierno sigue analizando la segmentación tarifaria.

Las empresas de distribución y transporte de gas elevaron sus reclamos de recomposición tarifaria como paso previo a la audiencia pública que se realizará el próximo 19 de enero.

En los informes entregados al Enargas hablan de atrasos tarifarios cercanos al 300 por ciento, lo que complicaría su ecuación financiera y operativa. Sin embargo, muchas empresas del sector, como Metrogas o Transportadora de Gas del Norte (TGN), están integradas verticalmente, es decir que tienen una pata en los distintos segmentos del negocio, especialmente en la producción.

Si bien este tema no se abordará en las audiencias, sería relevante tenerlo en cuenta para analizar los márgenes de rentabilidad de las empresas. 

El Gobierno ya adelantó que habría un único aumento que oscilaría entre el 17 y 20 por ciento, tanto para el gas como para la electricidad. La segmentación de usuarios, un tema pendiente.

La factura que llega a los usuarios contempla tanto el precio del gas en boca de pozo (cuyo costo no es develado por las empresas), el transporte y la distribución, ambos segmentos regulados. La audiencia pública convocada para la semana que viene es para definir el precio de los últimos dos componentes.

El 70 por ciento el capital accionario de Metrogas pertenece a YPF. Ante la convocatoria realizada por el Enargas, la compañía reclamó una recomposición de sus márgenes de distribución, como parte de una revisión integral de tarifas, del 282 por ciento. Esto implicaría subas de 437 pesos para los usuarios de la categoría R1 hasta incrementos de 5300 pesos para los clientes de mayores consumos.

La revisión tarifaria integral debería hacerse para fin de año. En el mientras tanto, Metrogas solicita un ajuste del 76 por ciento en su margen de distribución cuyo impacto en las facturas sería cercano al 30 por ciento. Según la empresa, el 79 por ciento de los usuarios residenciales pasaría a pagar facturas con subas de 600 pesos.

“Este ajuste que se expone a consideración no contempla la rentabilidad razonable a la que tiene derecho MetroGas como tampoco el cumplimiento de ningún plan de inversiones obligatorias. Tampoco cumple las necesidades financieras de MetroGas”, indicó la compañía en su informe elevado al ente de regulación.

La empresa Transportadora de Gas del Norte (TGN) pertenece en un 56 por ciento a Gasinvest SA, una compañía integrada por Tecpetrol (Grupo Techint) y CGC (Eurnekian), otro 24 por ciento corresponde a Southern Cone Energy Holding Company y el restante 20 por ciento está en manos de Bolsas y Mercados Argentinos (Byma).

En su presentación ante el Enargas, reclama una recomposición integral en su margen de ganancia del 262 por ciento. Sin embargo, para esta etapa de transición solicita un aumento del 82 por ciento, el cual tendría un impacto directo en las facturas del 14 por ciento.

En el sector energético hay un secreto tan preciado como la fórmula de la coca cola. ¿Cuál es el costo de la energía? ¿Cuánto sale producir una molécula de gas? Nadie lo dice. Ni siquiera YPF, con mayoría estatal, le provee esa información al Estado.

Este es un tema clave porque permitiría poner en contexto los reclamos de las distribuidoras y transportistas que están integrada verticalmente. El caso máximo de integración vertical corresponde a Pampa Energía (Mindlin), con presencia en el negocio del gas y la electricidad.

Con el análisis de las tarifas, el Gobierno también se comprometió a avanzar en la segmentación para lograr una mejor focalización de los subsidios, en línea con los pedidos del FMI. Sin embargo, los cálculos que se realizaron en los entes de regulación indican que el ahorro fiscal sería menor en relación a la masa total de subsidios.

Entre enero y noviembre del año pasado, las transferencias económicas ejecutadas alcanzaron al billón de pesos. Por segmentación en las tarifas de gas, el ahorro sería, como mucho, de 15.000 millones de pesos. Y en electricidad, de 18.000 millones. Por eso, la discusión de fondo pasa por develar (¿transparentar?) los costos de producción de la energía en cada uno de sus segmentos.

Por Sebastián Premici

BAE Negocios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *