Biocombustibles: advierten que con la nueva ley habrá que importar más gasoil

Desde las cámaras de biodiesel y bioetanol cuestionaron el nuevo marco regulatorio aprobado en el Senado.

En la madrugada de este viernes, la Cámara de Senadores convirtió el ley el nuevo régimen de biocombustibles, que reduce el corte de biodiesel para el gasoil del 10% al 5% (con la posibilidad de bajarlo a 3%).

Además mantiene el corte de naftas con 12% de bioetanol de caña de azúcar y maíz, repartidos en 6% para cada uno. En el caso del bioetanol de maíz, la autoridad de aplicación podría reducirlo a 3%.

Para Víctor Castro, presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO), con esta ley “van a quedar pocas empresas, ya que no permite el desarrollo de nuevas empresas y biocombustibles de segunda generación”.

Desde 2010 se instalaron 33 empresas productoras de biodiesel en base a aceite de soja, que generan empleo a 6 mil personas de manera directa e indirecta. Para el presidente de CARBIO, será muy difícil la continuidad de aquellas pymes que destinan su producción al mercado interno.

Castro agregó que “también habrá un impacto en otras industrias proveedoras de insumos para la industria de biodiesel y para las que hacen derivados, como la glicerina. Otro problema que vemos es que tendrá que enviar más aceite de soja al mercado internacional y eso evidentemente generará una sobreoferta, con el consiguiente efecto en los márgenes comerciales”.

Castro advirtió que con la reducción a la mitad de la necesidad de biodiesel, “Argentina tendrá que importar 500 mil toneladas que eran reemplazadas por el biodiesel. Lamentablemente se cambiará trabajo argentino por extranjero. El trabajo que se deja de hacer para producir biodiesel argentino pasa a hacerse en refinerías de petróleo de otros países”.


Maíz afectado por la nueva ley

Desde el punto de vista de los productores de bioetanol de maíz (que podrían verse afectados por la reducción del corte del 6% al 3% para las naftas), Patrick Adam, Director Ejecutivo en Cámara de Bioetanol de Maiz, expresó que la nueva ley “es una oportunidad perdida para que siga creciendo un sector pujante y competitivo, que se sube a la cadena de valor de la agroindustria que genera divisas para el país. No habrá empresas ni inversiones nuevas”. 

El sector de bioetanol de maíz está compuesto por seis empresas radicadas en las provincias de Córdoba, Santa Fe y San Luis, que generan 5 mil empleos directos indirectos.

Adam agregó que “estamos trabajando para lograr que en el decreto reglamentario se limite la posibilidad de reducir el porcentaje de bioetanol de maíz en casos excepcionales. Como está en la ley, queda al criterio discrecional de la autoridad de aplicación, porque no está explícito en qué casos se puede hacer”.

Por su parte, la industria elaboradora de bioetanol en base a caña de azúcar mantendrá su actividad debido a que se mantiene el porcentaje de corte el 6% en las naftas.

Por Luis Machado

Perfil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *