Autorizan el trabajo offshore en Mar del Plata

Se dejó sin efecto la sentencia del juez Santiago Martín, aunque se fijaron condiciones para retomar los trabajos en busca de gas y petróleo.

La Cámara Federal de Apelaciones revocó la medida cautelar que frenaba el offshore en Mar del Plata y autorizó los trabajos de sísmica y perforación a poco más de de kilómetros de la costa atlántica.

Según el fallo, se dejó sin efecto la sentencia del juez de primera instancia de Mar del Plata Santiago Martín, que había detenido las tareas previas a la perforación del primer pozo, aunque se fijaron condiciones para retomar los trabajos en busca de gas y petróleo.

El levantamiento de la cautelar llega en momentos en que sectores productivos de Mar del Plata y las empresa a cargo del proyecto Equinor, YPF y Shell evaluaban la viavilidad de la iniciativa, que se estima podría generar exportaciones anuales por más de u$s20.000 millones para el país. Es más, los noruegos ya habían advertido en la apelación presentada que el futuro del offshore y las inversiones en marcha estaban en duda si no se avanzan con una resolución judicial favorable. Según pudo saber este medio, hasta el momento se llevan invertidos unos u$s100 millones repartidos en tres partes iguales.

Desde la Secretaría de Energía a cargo de Flavia Royon difundieron la decisión judicial en Twitter y remarcaron que «la producción offshore presenta una gran oportunidad para el desarrollo económico de nuestro país». Asimismo, destacaron: «Desde el Gobierno Nacional controlaremos y exigiremos que la actividad se desarrolle cumpliendo los máximos estándares de seguridad con el objetivo de cuidar nuestro ambiente».

El fallo fue firmado por los jueces de la Cámara marplatense Alejandro taza y Eduardo Jiménez. En el ítem tres de la resolución determinaron: “Dejar sin efectivo la medida cautelar y autorizar en consecuencia la continuidad de las actividades de prospección que involucran al presente proyecto en los términos dispuestos por esta sentencia”.

Pero el ítem cuatro impone condiciones. En primer lugar establece que deberán incluirse, como “observadores permanentes”, a miembros del equipo “Pampa Azul”, quienes deberán velar por el cuidado del Monumento Natural Ballena Franca y por la tutela del “Agujero Azul”, así como denunciar a las autoridades administrativas y judiciales actuantes cualquier acontecimiento que afecte sensiblemente al ambiente, para propiciar la inmediata suspensión de las actividades.

El Agujero Azul es una zona que se encuentra a unas 200 millas de la costa argentina, fuera de la zona económica exclusiva argentina, en aguas internacionales, pero donde Argentina tiene jurisdicción exclusiva sobre el fondo marino, por la extensión de la plataforma continental que le fue concedida a nuestro país por la organización de Naciones Unidas en 2016. En julio pasado la Cámara de Diputados lo protegió con la media sanción a la Ley de Área Marina Protegida Bentónica Agujero Azul.

Otra de las condiciones que impusieron los camaristas fue que las actividades de prospección sísmica no deberán llevarse a cabo a una distancia menor a cincuenta 50 kilómetros del sector que comprende la zona denominada “Agujero Azul”.

El Agujero Azul alcanza una superficie de 164.000 kilómetros cuadrados linderos a la Zona Económica Exclusiva, donde yacen los restos del submarino ARA San Juan y su tripulación. Los objetivos principales del proyecto de ley sancionado son proteger la biodiversidad marina, fomentar la investigación científica y defender los intereses argentinos sobre el mar.

Por último, los jueces exigieron que las actividades propias del proyecto offshore deberán “suspenderse inmediatamente, ante la verificación de cualquier acontecimiento que dañe sensiblemente al ambiente, tanto por parte de las autoridades administrativas o judiciales como por parte de los responsables de su ejecución”.

La Cámara exhortó a que las autoridades «propicien y mantengan permanentemente un máximo nivel de control sobre las actividades del proyecto, para cumplir con las mandas que el derecho impone en la materia respecto a la tutela del medio ambiente, y para velar por el cumplimiento de cualquiera de las condiciones antes establecidas».


¿Qué falta para iniciar la perforación offshore?

El fallo judicial permitrá a la empresa noruega Equinor -socia de YPF y Shell en este proyecto- confirmar los resultados exitosos de los trabajos de rastreo de hidrocarburos en el bloque Cuenca Argentina Norte (CAN) 100 y esperar por la autorización del Ministerio de Ambiente de la Nación tras la última aduciencia pública para iniciar la perforación en aguas profundas del pozo bautizado Argerich-1.

Desde YPF explicaron que la adquisición sísmica 2D y 3D es un método geofísico que se utiliza en las primeras etapas de la exploración. Durante la exploración, se generan impulsos acústicos desde fuentes de emisión transportadas por un buque sísmico. Esas ondas generadas por los impulsos se reflejan en el lecho marino y en las capas de roca del subsuelo y son recibidas en receptores (hidrófonos) alineados a lo largo de cables (streamers) arrastrados por el buque sísmico. Los impulsos contienen información sobre estas capas rocosas y permiten interpretar las estructuras del subsuelo.

Esquema de Equinor de una prospección sísmica 3D.
Esquema de Equinor de una prospección sísmica 3D.

El resultado de la sísmica 2D y 3D son imágenes bi y tridimensionales del subsuelo que son interpretadas por los geocientistas y les permiten conocer la forma y composición de sus capas y así poder identificar posibles acumulaciones de petróleo y gas. En el caso del bloque CAN 100, se anunciará el potencial descubrimiento de hidrocarburos y su continuidad geológica con el enorme hallazgo offshore en Namibia, en la costa sur de África.

En enero de 2022, Shell anunció el descubrimiento de petróleo liviano en Graff-1, estimando un volumen total de hidrocarburos en el yacimiento, que podría alcanzar los 1.000 millones de barriles de petróleo. En febrero siguiente la noticia la dio TotalEnergies, al anunciar otra importante acumulación de petróleo confirmada por el pozo Venus-1, perforado a pocos kilómetros de Graff. Venus podría contener hasta 3.000 millones de barriles de petróleo.


Cómo es la perforación offshore del pozo Argerich-1

La Argentina busca hidrocarburos en su mar desde hace más de 90 años. Desde entonces, se han perforado 187 pozos en el lecho marino y se han producido algunos hallazgos de interés, sin incidentes ambientales significativos. En las costas bonaerenses se registraron desde 1960 unos 50.000 km de sísmica y se perforaron 18 pozos. La última perforación se realizó en 1997, en pozos relativamente cercanos a la costa, sin eventualidades y sin afectar otras actividades económicas.

El pozo exploratorio Argerich, que tiene un costo cercano a los u$s100 millones, está ubicado a 307 km de Mar del Plata y a 320 km en línea recta de Puerto Quequén. Según consta en la información a presentar, la profundidad programada para el pozo es de 4.050 metros con una profundidad de agua de 1.535 metros, y se establece un área de 500 metros de radio a su alrededor como área del proyecto siendo la superficie de ocupación proyectada para la actividad de 0,78 km2.

Su perforación está prevista para el primer trimestre del 2023. Los profesionales de YPF estiman que ese yacimiento podría llegar a los 1.000 millones de barriles de petróleo. Si se monetiza a 100 dólares el barril, es una reserva con valor de 100.000 millones de dólares, con el agregado de que en la Cuenca Argentina Norte, se presume, existen otros 20 yacimientos similares, equivalentes a 20 Vaca Muerta.


Offshore: el paso a la etapa de desarrollo y producción

Desde YPF comentaron que La etapa de desarrollo y producción de un yacimiento de petróleo y/o gas comienza una vez que se han establecido las dimensiones y la cantidad de hidrocarburos presentes en el subsuelo, previa evaluación de la economicidad del proyecto y el análisis de la logística e infraestructura disponible. Los estudios preliminares realizados por YPF consideran que podría existir un yacimiento con capacidad de producir 200 mil barriles de petróleo día, equivalente a casi al 40% del petróleo que hoy produce la Argentina.

El desarrollo de proyectos en profundidades mayores a 1.000 metros requiere de plataformas flotantes ancladas al fondo marino. El proyecto de YPF y Equinor prevé utilizar una plataforma barco, que una vez terminadas las operaciones durante varios años, se retira y no deja huellas en el mar. Esos buques plataforma se conectan con tuberías flexibles (risers) a los sistemas de producción en profundidad (subsea systems o layout submarino). En este caso, se prevé utilizar boyas con las funciones de amarre y de carga-descarga.

ámbito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *