Información General

Aumentos y congelamiento: incertidumbre para los combustibles en 2023

Este mes se aplicará una nueva suba en el precio de la nafta y el gasoil, pero hay incertidumbre a partir de abril. Los impuestos y el aumento de costos podrían complicar al sector que asegura que «todavía hay atraso» en los surtidores.

La actualidad en el mercado de los combustibles a nivel país presenta un panorama con un alto grado de incertidumbre, en el que se espera no solo un inminente aumento de la nafta y el gasoil, sino también se especula con un potencial congelamiento de precios después de marzo. El sector reclama que los valores en los surtidores siguen atrasados, mientras que el gobierno mira de reojo el calendario electoral.  

Los agudos indicadores económicos del arranque del año, con la inflación mensual por encima del 6%, y las urgencias electorales podrían obligar al gobierno nacional a modificar la estrategia de aumentos que planteó el año pasado. Se trata de un precio sensible que tiene un efecto directo en la caja de la petrolera de bandera y, por consiguiente, podría condicionar sus inversiones en Vaca Muerta.  

La hoja de ruta para el precio en los surtidores que planteó el Gobierno el año pasado caducará este mes, con el aumento que está pactado para marzo. Sin fecha oficial, se espera que se aplique después de mitad de mes, tal como sucedió en enero y febrero. 


En números
3,8% promedio nacional es lo que aumentará el precio de los combustibles en el país, según confirmó Nación.

Según aseguró el Gobierno, el nuevo incremento tendrá un promedio país del 3,8%, sin embargo, se esperan subas más altas. Los aumentos de precios en la región este año fueron de más de 6% por mes (acumulado casi un 13%), pese a que iban a ser de hasta 4%.  

Los incrementos de precios en los surtidores de noviembre y diciembre se concretaron antes del 10 de cada mes. Y ante la disparada de indicadores nacionales clave como el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en diciembre (5,1%) a partir de enero se concretaron en el inicio de la segunda quincena de cada mes.  

A pesar de esto, el IPC de enero fue de 6% y las proyecciones de las consultoras del sector anticipan un porcentaje similar tanto para febrero como también para marzo. Se plantea entonces un panorama dispar para el primer trimestre del año, para el cual el que el equipo de Sergio Massa había proyectado un IPC por debajo del 4%.  


Congelamiento y la caja de YPF

La estructura de ingresos de la petrolera de mayoría estatal YPF está compuesta en su mayoría por las ventas en los surtidores y seguirá siendo así hasta que pueda diversificar su caja, con miras al mercado exportador, de la mano de los proyectos de upstream de Vaca Muerta.  

Con lo cual, cualquier definición que tome el Gobierno nacional sobre los precios en los surtidores tiene un impacto mayúsculo en la caja de la petrolera de bandera que, en su mayoría, la reinvierte en el país. 

Precisamente el próximo viernes las autoridades de YPF, junto al ministro de Economía, Sergio Massa, realizarán la presentación del plan quinquenal en un evento en la Bolsa de Nueva York, en el marco de los 30 años de la empresa listada en Wall Street. Además de los proyectos venideros, la empresa ratificará su plan de inversiones para 2023, de los cuales cerca de 4.000 millones de dólares serán para Vaca Muerta. 


En números
US$ 4.000 millones aproximadamente son las inversiones que realizará YPF en el segmento de upstream.

Si bien todavía el gobierno no reveló qué hará con los precios en los surtidores, desde que comenzó el año el sector especula con un potencial congelamiento de precios y los principales argumentos tienen que ver con que la inflación de los últimos dos meses fue más alta que lo esperado. Y las proyecciones para los meses entrantes no son alentadoras. 

Esto en un contexto de un año electoral en el que las urgencias de la política comienzan a tomar mayor espacio en la agenda diaria. 


Reclaman reglas claras para los combustibles

En una entrevista a un medio internacional, el presidente y CEO de Vista, Miguel Galuccio, reclamó que Argentina “necesita” una política de precios interna “clara” que potencie las inversiones en el sector. 

«Lo que necesitamos es simplemente crear un marco político y macroeconómico que nos permita desarrollar plenamente nuestros recursos en términos de su potencial (…) una política interna de precios más clara en el país, es una de ellas«, indicó Galuccio.

Si bien Vista es una empresa petrolera que no tiene integrado un negocio de venta de combustibles, el reclamo del expresidente de YPF refleja la mirada general de la industria sobre el tema. Un potencial congelamiento puede tener un impacto negativo en los inversores. 

En línea con Galuccio, en una reciente entrevista radial, el exministro de Energía, Juan José Aranguren, se manifestó en contra a un potencial congelamiento

“Todo congelamiento (…) es una señal no positiva para la inversión. No reconocer el costo de la energía en los precios, genera un consumo irracional y no da señales claras a la inversión”, subrayó Aranguren.


El gobierno metió mayor presión a los surtidores

A través del a resolución 115/2023, y tal como se estableció en el programa Precios Justos, el gobierno nacional dispuso un nuevo incremento para el precio de bioetanol de caña de azúcar y maíz, de un 5%. Este es el biocombustible que se utiliza para la mezcla obligatoria con las naftas y no es otra cosa que un encarecimiento en los costos de producción. 

Esta nueva suba para la adquisición de un insumo clave podría trasladarse al aumento en los surtidores que se viene y que, incluso, el sector ya había reclamado que sea superior al 3,8% acordado en noviembre del año pasado. 


Los impuestos vencen en abril, ¿seguirán congelados?

Nación deberá definir qué hace con respecto a los impuestos a los combustibles líquidos que acumulan un congelamiento de 6 trimestres. Por estas decisiones, el Estado registró una pérdida de recursos fiscales en torno a los 2.500 millones de dólares desde 2020, de los cuales 1.800 millones de dólares fueron sólo el año pasado.

El gobierno fijó a través del decreto 864/2022 la postergación del Impuesto a los Combustibles (ICL) y del Impuesto al dióxido de Carbono (CO2) para abril, y quedó empalmado con los aumentos en el marco del programa Precios Justos.  

Todavía restan aplicarse las subas de los impuestos de los últimos dos trimestres de 2021 y de los cuatro trimestres de 2022. Además se acumularán con el de los primeros tres meses de este año.  

Si el gobierno decide descongelar los impuestos, las productoras van a presionar para actualizar nuevamente el precio en los surtidores. Teniendo en cuenta los indicadores económicos, sumado a las necesidades electorales, es probable que antes del 1 de abril Nación vuelva a postergar los impuestos.

Por Matías del Pozzi

Río Negro