Una empresa nueva comenzará a producir petróleo en Vaca Muerta

Phoenix Global Resources avanza con sus objetivos de producción y construcción de infraestructura clave en su principal bloque. En el corto plazo perforarán el tercer pad en el bloque.

Phoenix Global Resources, que tiene al exYPF, Pablo Bizzotto, como CEO, avanza en línea con sus objetivos en su principal área en Vaca Muerta, Mata Mora, y se prepara para comenzar a producir con sus primeros pozos en la formación. La firma pondrá en marcha infraestructura clave y comenzará a inyectar producción a ductos troncales de la Cuenca Neuquina.

Este mes la firma iniciará sus operaciones en Mata Mora con la conexión de sus primeros pozos de la mano de la puesta en marcha de su Planta de Producción Temprana (EPF, por sus siglas en inglés). Ya está lista también la conexión con la red Oldelval que permite evacuar la producción.

En la actualización de las operaciones que presentó la firma sobre el período que terminó el 31 de diciembre, la petrolera adjuntó algunos detalles nuevos del progreso alcanzado en sus áreas. Precisamente en Mata Mora culminaron recientemente con los trabajos de completación de su pad 2, que consta de 3 pozos. 

Vale recordar que el año pasado, la provincia de Neuquén le otorgó a la empresa una concesión de explotación no convencional por 35 años para el bloque Mata Mora hasta abril de 2026. El compromiso en el área es de 110 millones de dólares y comprende la realización de 4 pads de 3 pozos horizontales cada uno. 


En números
US$ 110 millones es el compromiso inicial que tiene en su principal área de Vaca Muerta.

Hace poco la compañía terminó las ramas horizontales de los 3 pozos de pad 2 y recientemente los terminó de fracturar. Ahora está previsto que comiencen las pruebas de flowback. Esto no es todo y es que la empresa tiene en carpeta continuar con su proyecto en el bloque y en “poco tiempo” comenzarán a perforar su tercer pad de 3 pozos.

El pad 2 que la empresa fracturó recientemente consta de 3 pozos con longitudes laterales horizontales de 2.600 metros y 37 etapas de fractura. Se perforaron a profundidades de 2.314; 2.280 y 2.316 metros, respectivamente.

Por otra parte, la firma sigue adelante con los detalles finales de las primeras instalaciones de producción y también de sus estaciones de tratamiento y medición de petróleo y gas. Desde la empresa destacaron que estar conectados a las redes de gas de la cuenca también le permitirán evitar lo que en la industria se denomina flaring, que es la quema de gas en antorcha. 


Las perspectivas de la firma para el futuro

En la presentación sobre sus operaciones que realizó recientemente, la empresa también hizo un análisis sobre el panorama actual y describió escenarios diversos respecto al financiamiento para avanzar con sus desarrollos no convencionales, y, entre las posibilidades, no descartó asociaciones.

«La Compañía está enfocada fundamentalmente en el desarrollo no convencional y posee buenos activos en este espacio, pero reconoce que se requerirá una inversión significativa en los próximos años (…) y que esto está sujeto a poder acceder a financiación, lo que puede incluir a terceros socios y proveedores de deuda locales en la estructura de financiación», plantearon desde la empresa en un comunicado oficial que publicaron en la Comisión Nacional de Valores (CNV). 

Actualmente Phoenix y Mercuria continúan intentando reestructurar las líneas de crédito existentes y desde la petrolera reconocieron que «ha tomado más tiempo de lo previsto«, y no se espera que el proceso concluya hasta «más adelante en el año». 

Aclararon que la comisión directiva tiene expectativas de que la negociación será favorable para la empresa, pero advirtieron:  

«Si el apoyo financiero durante el período que finaliza el 30 de junio de 2023 no estuviera disponible y la Compañía no fuera capaz de reestructurar los acuerdos de préstamo existentes de Mercuria u obtener financiación de fuentes alternativas, esto daría lugar a una incertidumbre material que podría arrojar dudas significativas sobre la capacidad del Grupo y de la Compañía para continuar como empresa en marcha».  


Puntos altos de las operaciones

Entre los resultados más destacables de las operaciones de la firma en 2021, desde Phoenix precisaron que registraron ingresos por 78,4 millones de dólares, lo que significó un aumento del 45%, respecto al 2020. Estos índices fueron apuntalados principalmente por sus actividades en Vaca Muerta. 

En detalle, su rendimiento arrojó un Ebitda ajustado (Ingresos antes de intereses, impuestos, depreciaciones, amortizaciones y gastos no corrientes) de unos 13,1 millones de dólares. Mientras que en el mismo período de 2020 había sido de una pérdida de 7,2 millones de dólares. 


En números
US$ 78,4 millones fueron los ingresos que registró la empresa en 2021, un 45% más alto que en 2020.

Por otro lado, sus operaciones generaron un efectivo de 49,6 millones de dólares, mientras que en el 2020 solo registró un efectivo usado de 6,3 millones de dólares. 

«Las medidas adoptadas por la compañía para reducir sus costos la han colocado en una posición más sólida para enfocarse en el desarrollo continuo de sus activos no convencionales. Nuestro principal objetivo es Mata Mora, el directorio cree que es el principal motor de la Compañía para generar valor», indicaron desde Phoenix. 

Por Matías del Pozzi

Río Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.