“Renace una nueva Medanito más acotada, pero mucho más sólida”

El presidente de Medanito, Alejandro Carosio, aseguró que la firma logró reestructurar más del 80% de su deuda. La clave fue la renovación de la concesión de Aguada del Chivato – Aguada Bocarey.

La compañía Medanito tiene mucho para celebrar y es que después de casi dos años de números en rojos y deudas abultadas tanto financieras como con los bonistas logró reestructurar más del 80% de su pasivo. Ahora apuesta a mantenerse con una estructura más acotada y menos agresiva a la hora de encarar nuevos procesos.

Alejandro Carosio aseguró que están “conformes” con lo alcanzado y reflexionó sobre la prudencia que se debe tener a la hora de “tomar riesgos”.

Tras diversas negociaciones -y en una maniobra casi en simultáneo- la firma logró, por un lado, conformar un fideicomiso a través del cual reestructuró unos 20 millones de dólares y, en paralelo, una deuda con los bancos que originariamente alcanzaba los 80 millones de dólares. Vale señalar que ahora los números cambiaron por las condiciones de refinanciación y las normativas del Banco Central.

La clave de su restructuración fue la renovación que autorizó la provincia de Neuquén de la concesión de explotación del área Aguada del Chivato – Aguada Bocarey.

P- ¿Cómo fue el acuerdo que cerraron con Patagonia Energy?

R- La oferta que aceptó Medanito, es una oferta con la cual Patagonia Energy toma el yacimiento Aguada del Chivato y la planta de tratamiento de crudo que está en Puesto Hernández, ellos se llevan el área y el compromiso de inversiones y deuda y por supuesto también los beneficios.

En una parte, ellos se van a llevar el 75% del área, es decir el activo y también partes de la deuda que tenía Medanito con el sistema financiero. Digo parte porque la otra parte de la deuda son los bonistas de las Obligaciones Negociables de clase 10 que se van a cobrar un fideicomiso que se estableció, por eso es solo parte y no el total.

P- ¿Y la otra parte?

R- El resto, es decir el 25% del área, pasa a un fideicomiso que en el caso de ser autorizado por la Comisión Nacional de Valores, cosa que todavía no sucedió porque están haciéndose los trámites, se procederá a ofertarle públicamente a los tenedores de las ON de clase 10, que había sacado Medanito y estaba vencida. Ellos van a cobrar de ese fidecomiso que administrará el 25% del producto del yacimiento Aguada de Chivato, así que son dos operaciones en simultáneo. Para aclarar, la gente de Patagonia se lleva las deudas bancarias, y el fideicomiso los bonos que estaban impagos.

P- ¿Con esto quedó reestructurada toda la deuda de la empresa?

R- Lo que hizo Medanito es una restructuración tanto de los pasivos como del patrimonio. Todas las deudas tanto financieras, con el sistema bancario, como con las obligaciones negociables quedan cubiertas con esta operación. Van a quedar solamente algunas obligaciones con proveedores y algunas otras obligaciones que quedaron de deuda con proveedores y de viejas operaciones que realizó Medanito, pero se ha restructurado aproximadamente entre el 80 y el 90% del pasivo de la compañía.

P- ¿Se puede decir que la renovación del área Aguada de Chivato fue clave para todo el plan de la empresa para salir de la deuda?

R- Era un derecho, cuando vos operaste un área y cumpliste con todas tus obligaciones, al llegar el momento del fin de concesión vos tenés el derecho de pedir la prórroga por 10 años y eso es lo que hizo Medanito. Pidió lo que le correspondía por derecho, por haber cumplido con todas sus obligaciones con creces hace varios años.

P- ¿Después de cuánto tiempo se desprenden del área?

R- 25 años después. Es un bloque que producía 1 metro cúbico de petróleo y nada de gas y que durante estos 25 años abasteció todo el tiempo a Rincón de los Sauces, acompañando su crecimiento, en base a una inversión de riesgo que hizo la compañía para descubrir nuevas formaciones de gas en el mismo yacimiento. Sumado a la construcción de 3 gasoductos para proveer a Rincón de los Sauces de gas y un cuarto gasoducto para abastecer a nuestra central térmica.

Hay que recordar que, en ese yacimiento y hecho por Medanito, se hizo el primer pozo horizontal multifracturado a Vaca Muerta. Hicimos dos pozos y fueron los primeros horizontales con fracturas que se hicieron a Vaca Muerta, fue alrededor de 2009, fuimos precursores.

P- ¿Qué aprendizaje les queda después de esta situación que atravesaron?

R- Nuestro aprendizaje es que en los países que tienen tanta volatilidad política y económica como es el nuestro, tal vez hay que ser un poco más prudente cuando uno toma riesgos y hay que controlar mejor el nivel de riesgos de manera de no quedar tan expuestos a las contingencias externas. Tener un poco más de solidez a la hora de enfrentar los nuevos negocios de manera de no quedar expuestos a las inclemencias de los cambios políticos y económicos del país.

P- Luego de desprenderse del bloque ¿Qué activos les quedan?

R- Medanito cedió todos sus derechos y obligaciones de Aguada del Chivato a las dos partes. Solo nos queda el área Cutral Co que está en operación por otra compañía, el área Medianera en Río Negro, también la planta de tratamiento de gas en Catriel, que es cabecera del gasoducto Neuba I, y la central termoeléctrica en Rincón de los Sauces.

Aclaro que todo el personal vinculado al yacimiento pasa en las mismas condiciones y con todas las prorrogativas, es decir antigüedad y salarios, en las mismas condiciones pasan a Patagonia Energía.

P- ¿Y tienen pensado volver a operar algún área en el corto plazo?

R- Es pronto y es difícil pensar porque nosotros recién estamos reestructurando y reacomodando la compañía, pero bueno, nosotros somos una compañía de energía y entre esos rubros está el petróleo. Vamos a seguir con los yacimientos que tenemos y en la medida que surjan nuevos negocios estaremos en condiciones de afrontarlos, ahora sí, después de haber reestructurado el pasivo.

P- ¿Quedaron conformes con todo el proceso?

R- Después de casi un año y medio que coincidió con el descalabro provocado por la pandemia y que había empezado unos meses antes con la guerra de precios en materia de hidrocarburos sobre fines de 2019. Más las condiciones de Argentina que no acompañaron, nosotros pudimos transitar todo ese período de casi 2 años, de bajas de precios, quedarnos sin ventas porque se paró la compra de hidrocarburos y se prohibieron las exportaciones, transitamos un período de 2 años muy duro, y lo pudimos transitar manteniendo todas nuestras áreas en operación y tejiendo todos estos acuerdos para poder atender todas estas deudas que la empresa tenía, así que nosotros somos optimistas respecto al futuro y estamos conformes con la forma en que lo hemos podido resolver. De acá está renaciendo una nueva Medanito más acotada, pero mucho más sólida.

Por Matías del Pozzi

Río Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *