Litio: buscan blindar al sector para asegurar inversiones

En una reunión en Casa Rosada analizaron la posibilidad de establecer un nuevo marco normativo para darle estabilidad al sector por décadas, y avanzar en la industrialización del mineral. Acordaron garantizar abastecimiento interno para que pueda desarrollarse la cadena de valor.

El Gobierno se ilusiona con el litio: este sector minero es clave en el aporte de dólares de inversiones y exportaciones, y desarrollar su cadena de valor podría tener un impacto desde lo geopolítico, en el marco de la transición energética. Por este motivo, el Poder Ejecutivo estableció una alianza con las provincias del norte, dueñas por ley del recurso. En una reunión secreta en Casa Rosada, comenzaron a conversar la posibilidad de establecer un nuevo marco normativo para garantizar previsibilidad por décadas y, a la vez, garantizar el abastecimiento interno del recurso para la industrialización local.

De estos temas se charló este martes a última hora en Casa Rosada en un encuentro calificado como “secreto”, debido a que no fue anunciado por ninguno de los presentes. Del lado del Gobierno, estaban presentes todas las fuerzas del Frente de Todos, al participar el ministro de Interior, Eduardo “Wado» de Pedro; la secretaria de Asuntos Estratégicos, Mercedes Marcó del Pont; la secretaria de Energía, Flavia Royón; y su par de Minería, Fernanda Ávila. Frente a ellos en la mesa, en una reunión que llamó la atención por lo extensa que fue, estaban los gobernadores de la provincias del norte: Raúl Jalil, de Catamarca; Gustavo Sáenz, de Salta; y Gerardo Morales, de Jujuy.

El tema central del encuentro fue que Argentina no desaproveche este mineral estratégico en lo que será la transición energética y que pueda avanzar en la industrialización. Si bien cada provincia tiene marcos normativos para intentar sumarse en los distintos eslabones de la cadena del litio, a través de proveedores locales por ejemplo, se hace de manera descoordinada.

El Gobierno quiere un “proyecto integral de desarrollo estratégico del litio”. Y, para eso, definió que la alianza será con las provincias, dueñas del recurso por la Constitución Nacional. Pese a algunos rumores que surgieron sobre estrategias que quiere aplicar la Nación, el Gobierno les ratificó a las provincias que el recurso seguirá siendo provincial. En ese sentido, las provincias tienen que ser hoy las “aliadas estratégicas”. Habían surgido algunos cortocircuitos cuando se anunció la puesta en marcha de YPF Litio o cuando salió una idea desde Cancillería de crear una especie de “Opep del litio” en alianza con Chile y Bolivia, algo en lo que por ahora no se avanzará.

Si bien cada gobernador tiene sus intereses, fuentes del encuentro aseguraron que el acuerdo sobre la industrialización “es total”. Por este motivo, un tema que se abordó es que se garantice abastecimiento interno del mineral para que sea posible la industrialización. Actualmente, el litio se exporta en su totalidad por parte de dos empresas que producen en Jujuy y en Catamarca, pero se espera que la producción se sextuplique a lo largo de la década.

En Jujuy, por ejemplo, la compañía estatal Jemse tiene por un decreto provincial la posibilidad de adquirir el 5% de la producción anual de carbonato de litio en las compañías de la que es socia, para producirlo y agregarle valor. De hecho, construirán una planta de baterías en una zona franca en la provincia. La idea del Gobierno es que estas iniciativas que ocurren a nivel provincial sean coordinadas estratégicamente entre todas las partes.

Otro tema que se conversó es la posibilidad de pensar en un marco normativo distinto. Todavía no se sabe si tendrá la forma de plan, decreto, proyecto de ley o qué tipo de estructura jurídica. Pero se busca garantizar estabilidad en distintas variables por las próximas décadas, similar al proyecto de ley que están terminando de delinear para el hidrógeno verde, con incentivos para el agregado de valor. Además, blindar las inversiones: si bien hubo inversiones por más de u$s 5000 millones en litio en solo dos años, hay empresas que todavía dudan debido a las restricciones cambiarias. El Gobierno había delineado un decreto para flexibilizar el acceso al mercado de cambios, pero con muy poco éxito: el decreto 234 es prácticamente desconocido, y solo adhirieron dos mineras.

En la idea del “agregado de valor”, lo que busca el Gobierno es evitar que el sector se transforme en un “mercado inmobiliario”. De hecho, cuando hay licitaciones públicas de tierras, a las provincias las contactan desde países como China y hasta Vietnam. El temor es que esas compras no sean para “especular”, debido a que el futuro del litio es incierto a nivel precios, sino para que la compra se traduzca efectivamente en un desarrollo productivo. Por este motivo, en la misma línea también se busca que el Congreso trate la ley de electromovilidad, enviada hace ya más de un año.

Por Florencia Barragan

ámbito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *