El plan 2021 de YPF para Vaca Muerta

Inyectarán 500 millones de dólares en tres bloques nodales para elevar un 60% la producción de petróleo. En gas se destinará una suma idéntica como parte del Plan Gas Ar.

Tras haber resuelto la refinanciación obligatoria de buena parte de su deuda de corto plazo, la petrolera de mayoría estatal YPF aprieta el acelerador en sus áreas de Vaca Muerta con el objetivo en este 2021 de no solo incrementar allí notablemente su producción, sino de hacer que más que nunca el shale compense el declino de la generación convencional.

La semana pasada las autoridades de la petrolera presentaron el balance final de lo que fue el 2020, un año signado por la pandemia que le generó a la operadora una pérdida neta de 1.098 millones de dólares por la doble estocada de la caída de demanda y de precios.

Iñaki

La contracara de esa dura radiografía de la pandemia es el plan de inversión que la petrolera diseñó para este año, que contempla en total una inyección de 2700 millones de dólares con fuerte énfasis en Vaca Muerta.

Este programa se divide en dos grandes grupos: por un lado la mayor actividad e inversiones en el segmento del gas potenciadas por el mejor precio que garantiza el Plan Gas Ar. Mientras que el segundo grupo corresponde a los desarrollos en petróleo en donde la firma realizará una fuerte apuesta para incrementar un 60% la producción en sus áreas más avanzadas.

En el caso del petróleo el grueso de la actividad de este 2021 se concentrará en lo que YPF denomina como el hub core, la zona caliente o más desarrollada que tiene en Vaca Muerta compuesta por los bloques Loma Campana, La Amarga Chica y Bandurria Sur.


Allí el plan de inversiones de este año trepará a los 500 millones de dólares de parte de la petrolera de bandera, pero al tratarse de áreas en las que se cuenta con socios, el nivel de inversión total superará los 1.000 millones de dólares.

De acuerdo al plan de trabajos que el CEO de YPF, Sergio Affronti, expuso ante los analistas e inversores internacionales, la firma planea realizar en estos bloques cerca de 90 nuevos pozos en este año para dar un gran salto en la producción que a fin de año llegue al 60% en la comparación interanual.

En diciembre pasado estas tres áreas generaron una producción diaria promedio de cerca de 68.500 barriles por día, haciendo que de ese total queden en manos de YPF unos 33.000 barriles.


En números
1.300 millones de dólares se destinarán a los desarrollos de Vaca Muerta. 500 de ellos irán a solo 3 áreas.

Pero con el plan de este año la operadora quiere llegar a diciembre con una producción propia de 53.000 barriles, haciendo que solo entre estos tres bloques se generen más de 100.000 barriles de petróleo por día.

Durante 2021 esperamos perforar 90 pozos en estos tres bloques, llevando nuestra producción neta de crudo de los 33,000 barriles por día actuales a casi 53,000 barriles por día a fines de 2021, un aumento del 60%”, detalló Affronti.

Y advirtió que “vemos un gran potencial en el futuro estimando una meseta de producción neta de más de 130,000 barriles por día para 2027, con mayor potencial del desarrollo futuro del bloque Aguada del Chañar, proyectando también precios de equilibrio muy competitivos en los cuatro bloques”.

Para esto, YPF cuenta aún con un colchón que le amortigua el duro golpe de la pandemia y que son los pozos perforados pero no completados, los DUCs por su sigla en inglés.

Los trabajos de este año se focalizarán en las zonas más prolíferas de Vaca Muerta.

A principios del 2020 la operadora había acumulado 81 pozos sin terminar, 71 de ellos en petróleo distribuidos en su mayoría en los tres bloques centrales.

De ese total, la firma completó 18 que están comenzando a ser puestos en producción, y espera dejar listos para conectar otros 54 de esos pozos en este año, 48 de ellos en el primer semestre.


La clave
53.000 barriles de petróleo por día netos espera obtener YPFen los tres bloques estrella del petróleo de la formación.

Estos DUCs fueron un fuelle que le representó un respiro a la firma dado que le permitió ahorrar millones de dólares en su plan de trabajo al tener ya avanzados estos pozos, pero que a medida que ese colchón se adelgaza -esperan cerrar el año con solo 9 DUCs- fuerza a la firma a acelerar el ritmo de perforación para compaginarlo con el de fractura para la conexión.

Pese a este elevado nivel de producción que la firma espera obtener, buena parte de los nuevos barriles obtenidos en estos tres bloques core estarán destinados a compensar el declino no solo de los campos convencionales del resto del país, ya que YPF espera tener una producción estable de crudo en este año, sino que estos nuevos pozos deberán compensar el acelerado declino que tienen aquellos primeros pozos que se conectaron hacia Vaca Muerta, en su mayoría verticales, varios de los cuales con una apenas década de vida ya comenzaron a ser abandonados.

El plan para el gas

El programa que desde YPF se dio a conocer contempla la inyección en este año de cerca de 500 millones de dólares en los bloques que forman parte del plan nacional de estímulo a la producción de gas natural sobre un total de inversiones en el segmento del gas de 600 millones de dólares.

La petrolera de bandera fue la firma que concentró el grueso de las ofertas del programa por medio del cual invertirá 1500 millones de dólares hasta 2024 para la realización de 250 pozos productores de gas distribuidos en las áreas que opera como en las que son socios.

«Los proyectos clave que proporcionarán nueva producción en el futuro inmediato son principalmente aquellos de nuestra propiedad y operación, como Rincón del Mangrullo y Aguada de la Arena”, indicó Affronti aunque agregó que “se proyecta que otros proyectos como La Calera y Río Neuquén, donde tenemos empresas conjuntas, tendrán una contribución más significativa en los próximos años”.

En total son siete las áreas nodales vinculadas al programa en el que YPF comprometió una producción estable de 21 millones de metros cúbicos, es decir el 60% de la producción que espera tener en este año. De estos bloques el que será el más activo este año es Rincón del Mangrullo, un área que es 100% de propiedad de YPF y en la que hoy operan dos equipos de perforación pero que hasta hace pocos días había sumado tres torres.


El dato
600 millones de dólares se inyectarán en este año en los desarrollos de gas.

Allí la operadora se comprometió a realizar 31 nuevos pozos entre este año y el 2024. El otro bloque que tendrá este año una mayor actividad es Aguada de la Arena en donde el compromiso total dentro del Plan Gas Ar llega a los 36 pozos.

La Ribera 1 es el tercer bloque en el que la operadora no tiene socios pero en este caso el compromiso es realizar solo 3 pozos ya que se trata de un área con poco desarrollo.

Y tal como mencionó Affronti, en otras áreas no opera YPF habrá también un fuerte movimiento, como es el caso de La Calera, operada por Pluspetrol, en donde el compromiso dentro del plan es de realizar 81 pozos, una cifra superior a los que hoy están en producción en el gran yacimiento del shale gas como es Fortín de Piedra.

En Aguada Pichana Este, que es operada por Total Austral, las firmas comprometieron 32 pozos dentro del Plan Gas Ar, y otros 38 corresponden a Aguada Pichana Oeste que opera Pan American Energy (PAE). En tanto que en el único bloque de tigh gas de la zona, Río Neuquén, el compromiso de YPF y sus socios es realizar un total de 36 nuevos pozos productores.

Pese a la inversión y los nuevos pozos que se esperan sumar este año la firma espera cerrar el 2020 con una producción de gas estable, que recién tenga un crecimiento del 9% en el segundo semestre.

Por Victoria Terzaghi

Río Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.