Biocombustibles, exigen al presidente un espacio para el tratamiento de una nueva ley

Con una solicitada, las cámaras que agrupan a los productores de bioetanol y biodiesel solicitan a Alberto Fernández un encuentro para definir nuevas políticas para el sector.

La agenda energética del Gobierno nacional mantiene expectantes a los integrantes de la industria de los hidrocarburos y los biocombustibles. Así lo demostraron ayer los integrantes de la Cámara Argentina de Biodiésel, la Cámara de Bioetanol de Maíz, la Cámara de Industrializadores de Granos y Productores de Biocombustibles en Origen, la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno y la Cámara Santafesina de Energías Renovables, quienes mediante una solicitada pidieron al presidente Alberto Fernández un espacio a fin de ser tenidas en cuenta en las definiciones que, el equipo del ministro Matías Kulfas, tome para el sector.

De acuerdo al texto firmado por las 5 entidades «es fundamental que la agenda de crecimiento de la Argentina post-pandemia incluya como tema clave la segunda etapa de desarrollo de los biocombustibles«. Esto se debe a que, en mayo de 2021, vence la Ley 26.093 de Regulación y Promoción para la Producción y Uso Sustentables de Biocombustibles, promulgada en el año 2006 y cuya de vigencia se extendía por 15 años. Mientras la actual gestión piensa prorrogarla, los actores de la producción de bioetanol y biodiesel piden por el tratamiento de una nueva ley que de paso a un mayor desarrollo, inversiones y generación de empleos para esta industria.

“Estamos ante la oportunidad de sancionar una nueva ley que permite multiplicar estos beneficios, razón por la cual, la Liga Bioenergética, que nuclea a los gobiernos provinciales y el sector privado, ha consensuado un anteproyecto de ley que establece un aumento en el uso de biocombustibles con un marco regulatorio adecuado para generar una nueva ola de inversiones”, explican en la solicitada. Esta postura fue también expresada durante el desarrollo del Congreso Maizar, en el que ministros y empresarios de la cadena agroindustrial pidieron entre otros puntos elevar el corte de naftas y gasoil con biocombustibles a los niveles de Brasil para poder así, dar mayor participación a la industria bioenergética y sustituir importaciones por 2.500 millones de dólares por año.

Fuentes del Ministerio de Desarrollo Productivo comentaron que existe una disposición al diálogo con los diferentes actores de esta agroindustria, pero que en los próximos meses se evaluará la posibilidad no de finalizar con la ley 26.093 sino “ver con qué condiciones continuarla, luego de un régimen que en 15 años dio muchos resultados positivos que este gobierno no quiere perder».

Por ElAgrario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.