Vaca Muerta sumó una nueva concesión de explotación

Se trata del bloque Aguada de Cánepa que fue concesionado a Pan American Energy (PAE) en sociedad con Gas y Petróleo del Neuquén. Invertirán 120 millones de dólares en la fase piloto.

A pesar de la crisis inusitada que generó este año la pandemia de coronavirus, el gobierno de la provincia de Neuquén otorgó una nueva concesión para la explotación de Vaca Muerta a la empresa Pan American Energy (PAE) en sociedad con Gas y Petróleo del Neuquén, marcando que no sólo se trata de una industria que ve los procesos a largo plazo sino que el interés por el desarrollo de la formación shale sigue estando.

Esta es la segunda concesión que Neuquén entrega en este año e hizo que la provincia alcanzara los 40 permisos de desarrollo no convencional.

La concesión para la explotación no convencional en cuestión corresponde al área Aguada de Cánepa en donde en donde PAE junto a GyP venían desarrollando desde hace años la fase de exploración, en una sociedad donde la firma de la familia Bulgheroni tiene el 90% de la participación.

El área tiene una superficie de 112,43 kilómetros cuadrados, y se encuentra dentro de la ventana de producción de petróleo de Vaca Muerta.

De acuerdo a la concesión otorgada por el ministerio de Energía de Neuquén, en la etapa piloto que se extenderá por 5 años, las firmas invertirán 120 millones de dólares para la realización de 10 pozos.

Estos pozos buscarán el petróleo de Vaca Muerta para lo cual serán horizontales, con una extensión considerable de 3.000 metros de rama lateral, y distribuidos en cuatro pads que cubrirán las zonas Norte, Sur, Este y Oeste del bloque.

Junto a estos pozos, la etapa piloto contempla además la realización de las instalaciones de superficie necesarias para la separación y transporte del crudo obtenido.

En función de los resultados que arroje esta etapa piloto PAE se comprometió a la realización ya en fase de desarrollo de un plan de 87 pozos productores y la construcción de una serie de instalaciones de superficie que servirá posteriormente para tratar la producción.

Este nueva concesión de explotación no convencional (Cench) se enmarca dentro del nuevo decreto neuquino de acceso a las áreas hidrocarburífera, el bono de Extensión de Área, aunque en este caso la firma no debió abonarlo porque durante su permiso de exploración cubrió la totalidad de la superficie del bloque.

40 concesiones

Con esta nueva concesión, Neuquén llegó a los 40 proyectos no convencionales tanto con destino al shale de Vaca Muerta, como al tight. En total estas 40 concesiones no convencionales abarcan una superficie de 8.963 kilómetros cuadrados, lo que representa un 29,8% de la superficie total de Vaca Muerta.

La etapa piloto de las concesiones vigentes significa inversiones por 8.538 millones de dólares y la perforación de 584 pozos. Por su parte, y de acuerdo a los resultados de la fase piloto, se esperan inversiones eventuales por 183.594 millones de dólares y la perforación de 13.046 pozos.

Por Victoria Terzaghi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *