YPF probó la eficiencia de una nueva técnica en Vaca Muerta

La petrolera de mayoría estatal acaba de finalizar un pad de pozos con fracturas en simultáneo. La técnica permitió un ahorro de tiempo de casi el 30% y una reducción de las emisiones y el uso de combustibles del 20%.

La búsqueda por mejorar la eficiencia en Vaca Muerta es clave no solo para hacer más competitiva la producción local ante la internacional, sino también para que los presupuestos locales rindan aún más. Y esto es lo que YPF probó durante el mes pasado con éxito al completar el primer pad de pozos con una nueva técnica de fractura que permite trabajar en dos pozos al mismo tiempo.

Se trata de la técnica de simul frac o fractura simultánea, un avance que comenzó hace poco tiempo a probarse en los Estados Unidos y que YPF ya había experimentado a modo de prueba piloto el año pasado en el bloque gasífero Rincón del Mangrullo.

Con esa experiencia piloto, la petrolera de mayoría estatal fue un paso más allá y durante el mes pasado realizó el primer pad de 5 pozos con esta técnica y, como no podía ser de otra forma, lo hizo en su bloque estrella de Vaca Muerta: en Loma Campana.

La novedad fue dada a conocer por el director financiero de YPF (CFO), Alejandro Lew, quien detalló que «la semana pasada completamos nuestro primer piloto completo de fractura simultánea en Loma Campana, alcanzando resultados muy alentadores, tanto en términos de velocidad como en reducción de consumo de combustibles”.

En el diálogo mantenido con los principales fondos de inversión del mundo por la presentación del balance del primer trimestre de YPF, Lew explicó que en términos de velocidad “se redujo un 28% en el mes, como así también en la reducción del consumo de combustible y la emisión de dióxido de carbono se redujo cerca de un  20%”.

La simul frac es un trabajo de precisión que hasta el año pasado solo se había realizado en los campos shale de los Estados Unidos. Consiste en que con un mismo set de fractura se puedan realizar las punciones o etapas de fractura en dos pozos al mismo tiempo, lo cual permite un importante ahorro de tiempos y en especial de costos.

En la prueba que se hizo en junio del año pasado YPF contó con un set equipado con 22 bombas que sumaron una potencia de 44.000 caballos hidráulicos de fuerza (hhp), y permitieron que el sistema bombee a un caudal de 120 barriles por minuto (BPM), es decir que cada una de las dos líneas de superficie tenía un caudal de bombeo de 60 bpm.

Este nivel fue superado en el trabajo que se completó la semana pasada, ya que se logró elevar a 140 barriles por minuto el caudal de bombeo, para llegar a cada pozo con 70 bpm.

La mejora en la eficiencia lograda en este primer pad de fractura simultánea es ahora evaluada por las autoridades de YPF para definir la posibilidad de continuar extendiendo esta práctica a más pozos.

La innovación en la tecnología aplicada a Vaca Muerta no solo es clave para lograr que la producción nacional sea más competitiva en el mercado exportador y más económica en el mercado local, sino que también permite borrar el potencial cuello de botella que podría tener la industria en la cantidad de sets de fractura disponibles en el país.

Precisamente, el mes pasado los 8 sets de fractura que hay en Argentina estuvieron activos y prestaron servicios a 9 petroleras que completaron un total de 906 etapas de fractura, el paso previo necesario para poner en producción los nuevos pozos tanto de gas como de petróleo de la formación no convencional.

Por Victoria Terzaghi

Río Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.