Una conspiración del dólar y el petróleo

En ese momento se reconocía, además, un atraso del 25% en el precio de los combustibles.

Desde entonces pasó de todo, y el ministro Aranguren había convencido a las petroleras de aplicar ajustes pequeños para no impactar tan fuerte en la economía. Se había acordado una suba del 3%, pero la disparada del precio del crudo cerca de los 75 dólares y el valor de la divisa norteamericana cerca de $ 30 apuraron la decisión de aumentar el 5%.

Argentina no puede superar la herencia de desabastecimiento que quedó de la gestión anterior, por eso dependemos de la importación y de ahí la imposibilidad de evitar estos costos. El problema es que el atraso superó el 60% habrá que lidiar con eso hasta esperar la evolución de las variantes internacionales.

Lo que hasta ahora no se ha pensado es bajar los impuestos nacionales y provinciales que gravan a  los combustibles. Sería una excelente contribución para que los consumidores no sufran tanto y que el Estado siga siendo el socio que más gana con estos aumentos.

Por Rodolfo Cavagnaro
Los Andes

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *