Radiografía 2018 de los combustibles

Según reveló un reciente informe de la consultora Economic Trends para Fecac, la súper llegó en diciembre a un promedio de $ 39,76 por litro en todo el país, lo que implicó un incremento del 67,1% frente al mismo mes de 2017. En tanto que la versión más cara, la nafta Premium, rondó los $ 45 por litro, un 67% más.

El gasoil grado 2 promedió $36,85 el litro en diciembre de 2018 (+77,9%) y el grado 3 trepó a $ 43,49, un 79,7% por encima del nivel registrado en el mismo mes de 2017.

En el caso del GNC, el promedio en todo el país fue de $ 18,08 por m3, un 57,2% por arriba en la comparación interanual.

La contrapartida del alza de precios es la baja de las ventas. En el último mes de 2018 se produjo otra fuerte caída en los volúmenes al público: gasoil (-6.9%), naftas (-7.1%) y GNC (-10.1%). “Durante 2018 las caídas en los volúmenes de ventas al público fueron de 7,2% en el caso del gasoil, 6,8% en el caso del GNC y 0,4% en naftas”, remarcó el trabajo estadístico.

Facturación
Aunque el consumo se desplomó, los estacioneros salvaron la cosecha. El estudio reveló que la facturación mensual de las estaciones de servicios en la Argentina, incluyendo combustibles líquidos y GNC fue, durante diciembre de 2018, fue un 64,9% más alta que en diciembre de 2017. “El incremento fue 20,8 puntos porcentuales por encima de la inflación oficial”, resaltó.

En el balance anual, también fue positivo. “La facturación total de las estaciones se incrementó un 52% en comparación con 2017, con un aumento real, descontando inflación, del 12,9%”, agregó.



Precios internacionales
Cuando se menciona los precios de los combustibles la referencia es el Brent. Al 14 de enero, momento en que cerró el análisis de Economic Trends, el precio internacional del petróleo de Londres se mantuvo casi sin cambios por los últimos 30 días, lo que alejó el fantasma de otra suba en los surtidores. El crudo bajó 16,4% en un año y hasta 32% frente al máximo alcanzado en octubre de 2018.



Aunque el dólar sigue planchado y el petróleo casi no tuvo variaciones en las últimas semanas, desde el sector no descarta nuevos ajustes en los precios. La esperada actualización impositiva por inflación de marzo no será motivo suficiente. Se calculó un 2,5% para la súper porteña de YPF y hasta 1,6% para el gasoil económico. Sin embargo, muchos jugadores del rubro estiman que la incertidumbre electoral a medida que se acerquen las PASO de agosto y las operaciones a futuro que hoy se cierran con un dólar a $ 44 promedio calarán profundo. “Esperamos que para junio los precios de los combustibles se actualicen un 25%, son las proyecciones del mercado”, sinceran por lo bajo.

Por Sebastián D. Penelli
Ámbito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *