Proponen declarar la insalubridad laboral en estaciones de servicios

El proyecto presentado por el diputado Alberto Rotman, brega por el bienestar de los trabajadores de bocas de expendio de combustibles líquidos (nafta, gasoil, kerosene, lubricantes), ya que argumentó que las personas que trabajan en estaciones de servicios “están en permanente exposición a los combustibles, inhalan sus gases, el contacto en forma permanente y prolongada trae aparejadas consecuencias para la salud”, explicó el legislador en los fundamentos de la iniciativa.

El conflicto por el resguardo de la salud de los trabajadores de las estaciones de servicio no es una problemática local: “Mundialmente se viene sosteniendo que estas tareas traen aparejados problemas generales como estrés, violencia por robos o asaltos, turnos rotativos, peligro por incendios o explosiones, atropellos o golpes por los vehículos de los clientes, exposición a temperaturas y condiciones ambientales cambiantes. Pero principalmente, la exposición a inhalaciones de gases de la combustión como monóxido de carbono, óxidos de azufre y otros componentes de los hidrocarburos como el benceno”.

Cabe recordar que por evaluación de evidencia científica la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (Iarc) de la Organización Mundial de la Salud clasificó al benceno como sustancia cancerígena para los seres humanos, dentro del grupo uno, y a la exposición ocupacional al petróleo refinado y gases de combustión de automotores como probablemente cancerígenos, dentro del grupo dos A.

El contacto prolongado con los combustibles líquidos ocasiona daños a la salud. Tal es así que los vapores de las naftas pueden provocar depresión en el sistema nervioso central, pueden causar jaquecas, falta de apetito, somnolencia y falta de coordinación. Además, cuando entra en contacto con la piel y se evapora libremente, es probable que ocasione irritación leve. También cuando es retenida en la ropa empapada por combustibles, por largo período pueden ocurrir quemaduras de alta entidad. En el caso de los ojos, puede provocar dolor temporal si salpica. La nafta es tóxica si es ingerida. Puede originar quemaduras en la boca, garganta y pecho al igual que irritación estomacal, náusea, vómito y cianosis (decoloración azulosa en la punta de los dedos de las manos, pies, labios y otras extremidades). Si es inhalada por los pulmones (aspiración) cuando está en la boca, en este caso es muy peligrosa y puede ocasionar la muerte por neumonitis química o edema pulmonar.

AIM Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *