Por las subas, se usa menos el auto y se carga poco

El auto estaciona. El conductor acciona la palanca para abrir la tapa del tanque de nafta y se baja. El playero se acerca y le pregunta ¿lleno? El conductor lo mira con una media sonrisa y le contesta: “Poné 500”. ¿V-power o súper?… Súper, responde el hombre mientras abre la billetera para sacar la plata.

Cuando termina, se da vuelta y encuentra a este cronista que le hace preguntas sobre el aumento del combustible. “Ya no uso el auto como antes. Cargar combustible sale cada vez más y mantenerlo también. Entonces prefiero utilizar el auto menos, sólo cuando es necesario”, cuenta Alan, antes de volver a subir a su coche y seguir su camino.

Como él hay muchos conductores que decidieron dejar de usar el auto no sólo por el incremento constante del combustible, sino también por costos como el seguro, la patente y los estacionamientos.

En lo que va del año, la nafta sufrió aumentos casi todos lo meses, menos en marzo y mayo. La super de YPF, por ejemplo, subió un 10,6% en el último mes, 56% en lo que va del año y 69% en 12 meses. Actualmente, el litro de la súper está $36, contra los $43 de la premium que ya para muchos, debido a su alto costo, se transformó en un lujo imposible de costear.

Pedro esto lo sabe muy bien. Mientras espera que lo atiendan en la Shell de Díaz Vélez y Yatay, en Balvanera, explica que paga solo con tarjeta, que últimamente no puede llenar el tanque y que el auto lo mueve lo menos posible. “Lo saco tres veces por semana. Antes lo usaba todos los días”, cuenta, antes de subirse a su Volkswagen polo, cuyo tanque tiene 55 litros y llenarlo le sale hoy $2000 con súper y $2500 si quiere poner premium.

Otras personas revelan que reemplazaron el coche por el transporte público como medio para moverse. “Dejo el auto en el centro y me tomo el subte o el metro bus para viajar. Es la única forma que tengo para ahorrar algo”, cuenta Raúl, mientras le pide al playero que sólo llene la mitad del tanque, con nafta común, de su Peugeot 306.

La gente echa mano a todo tipo de estrategias para aminorar el impacto de la inflación en el bolsillo cuando del auto se trata. Algunos, como Osvaldo, cargan de puchitos, con lo que tienen a mano ese día. “Yo cargo a veces medio tanque, otras 400 pesos. Depende el día”.

También hay otros motivos que desalientan la utilización del auto. Como los problemas de tránsito, el costo del mantenimiento del coche, falta de lugar para estacionar y el incremento de las tarifas de los estacionamientos.

Por Gonzalo Herman
Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *