PAE pide crédito al Banco Mundial para ampliar su refinería

La familia Bulgheroni está a punto de obtener un millonario préstamo de parte de la Corporación Financiera Internacional (CFI) para ampliar la refinería petrolera que operan en la localidad bonaerense de Campana.

El crédito fue pedido al brazon financiero internacional del Banco Mundial por parte de Pan American Energy (PAE), holding del que participan los Bulgheroni en sociedad con British Petroleum (BP) y BC Energy Investments Corp., a su vez propiedad indirecta de Bridas Energy Holding y China National Offshore Oil Corporation.

Según los términos del acuerdo que todavía no está cerrado, la CFI otorgará u$s400 millones mediante un préstamo de Clase A por hasta u$s100 millones y otro Clase B por u$s300 millones con los cuales el grupo petrolero completará su programa de actualización de la refinería con el objetivo de aumentar la producción de productos refinados, usar combustibles más limpios, y reducir las emisiones contaminantes de la planta de Campana.

Tal como se puede leer en el proyecto publicado por la CFI en su página web, si bien gran parte de los fondos se utilizarán para completar el programa de expansión del establecimiento de Campana, el dinero también permitirá a PAE encarar mejoras de las operaciones actuales, como poder sumar un tren de precalentamiento en la unidad de destilación primaria; reemplazar el calentador de fuego del reformador y el equipo en el sistema de extremo de luz del craqueador catalítico.

También se cambiarán los dos tambores de coque en la unidad de craqueador retardada; se actualizará la instalación de almacenamiento de coque para permitir la separación de dos grados de coque; instalar un nuevo calentador y depurador en la unidad de hidrotratamiento diesel para convertirlo en un hidrotratador de nafta; y mejorar la red de prevención / respuesta a incendios.

“Después de la finalización del proyecto, la refinería cumplirá con los estándares de calidad de combustible 2022 de Argentina para la concentración de azufre de la siguiente manera: gasolina premium (10 ppm); gasolina regular (50 ppm); diesel premium (10 ppm); y diésel ligero y pesado (350 ppm)”, explica el reporte del organismo financiero internacional.

En la actualidad, PAE es la compañía petrolera más grande del sector privado del país. Posee alrededor de 1.300 millones de barriles de reservas probadas de petróleo y gas y su planta de Campana, es considerada la tercera refinería más grande del mercado local con una capacidad nominal de 95.000 barriles de petróleo por día.

El grupo opera además en el negocio comercial con su red de estaciones de servicio Axion Energy que cuenta con 68 locales propios y otros 633 operadas por terceros y como parte del proyecto de incremento en un 60% de su capacidad de producción de combustibles también buscará sumar nuevas bocas de expendio duarnte este año. Es más, según fuentes del mercado es la única empresa del sector que está creciendo en el segmento minorista con más locales.

De hecho, es la segunda vez en los últimos cuatro años que la CFI asiste financieramente a PAE. La anterior fue en el 2015, cuando le otorgó u$s378 millones con vencimiento a finales del 2014 para también sostener la expansión de la planta de Campana, optimizar la calidad de sus productos y ampliar su red de estaciones de servicio Axion.

El préstamo fue desembolsado en forma gradual entre el 2016 y el 2017 y fue estructurado en un tramo de u$s78 millones a ocho años, otro de u$s200 millones en el cual también participaron bancos extranjeros a un plazo de seis años, y un tercero de u$s100 millones a cinco años.

En el caso del nuevo préstamo, la posibilidad de que sea aprobado por la CFI es alta teniendo en cuenta que la línea anterior fue implementada por PAE “de manera exitosa”, de acuerdo al propio paper del organismo financiero controlado por el Banco Mundial.

El ente destaca además que la refinería es de “alta conversión” y que procesa principalmente petróleo crudo pesado que recibe de sus propias cuencas hidrocarburíferas ubicadas en el sur del país como son las del Golfo SanJorge, Neuquina y Austral.

Produce además una amplia gama de productos que incluyen gas oil, mogas, fuel oil, combustible para reactores, coque y otros como gas licuado de petróleo (GLP), solventes para usos petroquímicos y coque para la industria del acero.

La refinería también tiene 74 tanques de almacenamiento de doble contención para una capacidad de almacenamiento total combinada de 400,000 m3. Y está ubicada en el puerto de Campana junto al río Paraná, a 75 km de la Ciudad de Buenos Aires y en un área de aproximadamente 130 hectáreas.

En octubre del año pasado, funcionarios de la CFI visitaron las instalaciones de la refinería de PAE para
revisar el desempeño ambiental, de salud, seguridad y social de las operaciones de la compañía, y analizar si cumple con los requisitos legales aplicables y estándares de rendimiento que el organismo reclama para autorizar este tipo de créditos.

“La evaluación también incluyó la revisión de los informes de los medios de comunicación, los documentos de investigación y las hojas informativas de los países sobre el empleo, las prácticas laborales, el malestar de la comunidad, el estado de salud, seguridad y protección en Campana y Argentina para comprender mejor los riesgos contextuales asociados con el proyecto”, agrega el documento.

Por Andrés Sanguinetti
iProfesional

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *