Maduro decreta el fin de la nafta a precio regalado

La nafta entró en el abanico de temas en disputa en Venezuela, un país lleno de carencias donde el combustible es el único insumo al alcance del bolsillo de quien lo necesite.

El presidente Nicolás Maduro anunció que su gobierno subirá el precio de la nafta “a precios internacionales”, un cambio radical que motivó el rechazo del sindicato del sector, y que trae a la memoria el trágico estallido social de 1989 tras anunciarse una medida similar.

“La gasolina y los hidrocarburos internos tienen que colocarse a precio internacional para que se acabe el contrabando hacia Colombia y hacia el Caribe”, dijo Maduro desde el Palacio de Miraflores en un anuncio por televisión.

Al igual que la mayoría de los países productores, Venezuela lleva décadas subsidiando la nafta como un beneficio para los consumidores, y los precios se mantienen estables desde hace años pese a la hiperinflación que vive el país. Llenar el tanque es incluso más barato que un viaje en colectivo.

“Yo aspiro que en dos años a más tardar hayamos resuelto la deformidad que se creó donde la gasolina prácticamente la regalamos”, dijo Maduro.

Y agregó que habrá un subsidio directo para quienes tengan el polémico “carnet de la patria”, el documento que permite a sus titulares el acceso a la ayuda social. La oposición considera ese carnet como una herramienta de control social que se otorga con criterios políticos.

La petrolera estatal Pdvsa sufrió una fuerte caída en la producción por la falta de inversiones en las refinerías; también cayeron los precios internacionales del crudo La petrolera estatal Pdvsa sufrió una fuerte caída en la producción por la falta de inversiones en las refinerías; también cayeron los precios internacionales del crudo.

Los trabajadores del sector reaccionaron al anuncio convocando a una protesta nacional para el pasado mañana y dieron vuelta los argumentos de Maduro que justifican las subas, sobre todo el contrabando a Colombia y el Caribe.

“Ratificamos la protesta que comenzará este 16 de agosto y llamamos a todo el país a sumarse. No permitamos que se consuma ese aumento de los combustibles porque sería la peor tragedia”, dijo Iván Freites, secretario del Sindicato de Trabajadores Petroleros de Venezuela.

Freites advirtió que “lo que busca el gobierno es desmovilizar el país” y hacer pagar al pueblo “la ineficiencia, el saqueo, la corrupción y el contrabando de combustible que es manejado por sectores del gobierno”.

“Hay lanchas que salen del Centro Refinador de Paraguaná con gasolina para las Islas del Caribe”, denunció. Y dijo que para Colombia se van diariamente “16.300 barriles más 8000 barriles de gasoil y eso no lo saca cualquier venezolano”.

Si de regalar se trata, exigió terminar con “la regaladora de Petróleo a Cuba” y “la injerencia cubana porque ellos están exigiendo que se someta al pueblo”.

Freire hacía referencia a la “petrodiplomacia” chavista, el sistema de subsidios petroleros a cambio de la lealtad de los países beneficiarios. Con una producción deteriorada por la ineficiencia de la estatal Pdvsa, y con los precios internacionales también en caída, esa política se moderó en los últimos años pero continúa vigente.

Agencias AP, ANSA y Reuters
La Nación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *