Petróleo y Gas

Hubo acuerdo y petroleros de Mendoza levantó la amenaza de paro

El sindicato del Personal Jerárquico de Cuyo firmó un convenio con la empresa de servicios especiales para garantizar la continuidad del personal mendocino. El gremio se había declarado en estado de alerta por el traslado de un equipo perforador dentro de una misma área pero que implicó el cambio de provincia.

El sindicato del Personal Jerárquico y Profesional del Petróleo y Gas Privado de Cuyo dejó sin efecto el estado de alerta que había declarado la semana pasada luego de que llegara a un acuerdo con la firma San Antonio Internacional (SAI) sobre la continuidad y el gerenciamiento de los trabajos en la parte mendocina de Vaca Muerta.

El gremio había lanzado una amenaza por un potencial paro total de actividades a raíz de que, bajo las órdenes de YPF, la empresa San Antonio Internacional había trasladado el equipo de perforación que se encontraba realizando el primer pozo exploratorio con destino a Vaca Muerta en Mendoza.

«La empresa se comprometió a asegurar que las dotaciones del equipo de perforación que opera en la jurisdicción se completará exclusivamente con personal mendocino«, detallaron desde el sindicato sobre el encuentro que mantuvieron el lunes con personal de SAI.

En el acta acuerdo rubricada se detalló además que San Antonio Internacional se comprometió a «gerenciar desde la base operativa Mendoza/Malargüe, todas las operaciones (Gerente de Operaciones), Logística (Jefe de Logística) y RRHH (Jefe de Recursos Humanos) que se realicen en la provincia de Mendoza relativas a la perforación de pozos no convencionales».

El eje central de la amenaza lanzada por el sindicato radica en que si bien el equipo perforador se había trasladado a una locación ubicada a muy poca distancia, dentro del área Bardas Norte, el traslado había implicado que el rig se encontraba fuera de la provincia de Mendoza, en Neuquén, ya que el bloque se encuentra compartido entre ambas provincias.

La discordia con los trabajadores del sindicato comandado por Julián Matamala es precisamente la jurisdicción de los trabajos, pues pese a las escasa distancia entre los dos yacimientos de la misma área, el traslado hacía que el gremio con injerencia en las operaciones del rig pasara a ser otro, nada menos que el sindicato de Petroleros Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa.

Fuentes de la industria explicaron que la definición del cambio de destino del rig de San Antonio Internacional que adoptó YPF se debió a las dificultades que enfrentó el equipo para poder realizar la rama horizontal en el primer pozo. Y es por esto que se había definido que el equipo se traslade a una segunda ubicación, pero que técnicamente se encuentra en otra provincia.

Las confrontaciones de este tipo no son nada extrañas en la industria petrolera argentina. Es algo que sucede con cierta periodicidad entre Chubut y Santa Cruz, por ejemplo, que comparten la Cuenca del Golfo San Jorge.

Sin embargo, es la primera vez que se ve este tipo de roces en el desarrollo de Vaca Muerta, ya que hasta el momento todos los pozos se habían ubicado en la provincia de Neuquén y el pozo que desató el enojo del gremio de Matamala es precisamente, el primer pozo con destino shale que se encara en Mendoza y por fuera de la porción neuquina de Vaca Muerta.

El punto fue acordado con la empresa de servicios especiales pero marca un primer antecedente que el tiempo determinará si se reiterará o quedará saldado en esta amenaza de paro total.

Por Victoria Terzaghi

Río Negro