En Argentina no bajarán los combustibles

Pese a la brutal caída del precio del petróleo. Es porque se toman como referencia los valores del crudo en una serie de 30 días. Una rebaja complicaría la recaudación, el empleo en la industria, a YPF y Vaca Muerta.

La caída del 25% en la cotización del barril de petróleo Brent, que se usa como referencia para establecer los precios locales de los combustibles, encendió las alarmas en el Gobierno, las petroleras, las provincias, las estaciones de servicio y los consumidores. El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, mantuvo este lunes un encuentro con Guillermo Nielsen, presidente de YPF​ para hablar al respecto.

«La decisión es priorizar las fuentes de trabajo nacionales», destacaron en fuentes oficiales. La traducción podría ser que no habrá -al menos, por este cuadro de caída global por el coronavirus y la falta de acuerdo entre los países de la OPEP por los precios del petróleo- alguna baja en el precio de los combustibles.

«Así como hubo un episodio de tensión entre Estados Unidos e Irán que provocó un aumento del petróleo crudo y eso no se trasladó a suba de precios en el mercado local, por ahora estamos considerando lo que sucede como un episodio puntual y tampoco habrá cambios inmediatos», caracterizaron en el Poder Ejecutivo.

Los precios de los combustibles intentan reflejar la cotización del petróleo en base a una serie armada sobre un «promedio móvil» de un mes. De esa forma, las petroleras no analizan disminuir los importes los combustibles. Al menos, hasta que el escenario de precios internacionales sea claro, ya que ahora todo está afectado por el desplome de este lunes.

Los precios actuales de los combustibles reflejan un barril de petróleo a cerca de US$ 50, al tipo de cambio oficial. En este momento, las compañías estarían ganando con la venta de naftas, algo que no les sucedía en el verano, cuando el barril estaba por los US$ 60 y las empresas argumentaban que perdían un 15%, porque lo que cobraban a los consumidores no les alcanzaba para hacer rentable su negocio de refinación.

¿El Gobierno tiene margen para bajar los precios? Si se quiere un mercado libre, podría hacerlo, como puede llegar a suceder en otros mercados si la caída es una tendencia más allá de estos días. Pero en el Poder Ejecutivo ven otra serie de consecuencias. Una baja de precios puede desencadenar en menor recaudación impositiva, disminución de la actividad (y el empleo), descenso de las regalías que cobran las provincias. Y, como si fuera poco, la acción de YPF -que viene muy golpeada- sentiría mucho más el efecto.

El desarrollo de Vaca Muerta ​también sería inviable con este escenario.

Para evitar los «picos» de la cotización internacional, las administraciones kirchneristas se manejaron con «barril criollo». Así se determinó un precio del petróleo interno, diferente del internacional. Eso aisló a los consumidores de las subas globales de este «comodity», pero también de las bajas.

La administración de Mauricio Macri bregó por una «convergencia» de los precios internacionales con los locales. Desde septiembre de 2017, estuvo en vigencia. Pero luego fue modificada -en los hechos- por sucesivas urgencias del Gobierno anterior.

Algunas petroleras quieren volver a hablar del «barril criollo«. El tema no estuvo entre lo que hablaron Nielsen y Kulfas. En el sector sobresalen las compañías integradas (producen y refinan, como YPF y PAE), mientras que están las que solo refinan, como Raizen (comercializa la marca Shell) y Puma.

Todo indica que, cuando pase el sofocón, se trabajará en un esquema donde los impuestos actúen como un «fuelle«: subirán cuando el petróleo crudo baje a nivel internacional, y caerán cuando suceda lo contrario. Estas modificaciones impositivas ya le fueron planteadas al Presidente y a la vicepresidente. Ambos las están estudiando.

Las naftas pagan impuesto a los combustibles y al carbono. En el Gobierno estudian una idea, también propiciada por las empresas. para que esos tributos acompañen la suba y/o baja del barril de petróleo crudo. Por ley, en marzo debió subir el tributo a la transferencia de combustibles, cuyo nombre técnico es ICL. El Poder Ejecutivo decidió postergarlo para abril.

Por Martín Bidegaray
Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.