El gobierno amaga con congelar combustibles y petroleras se oponen

El artículo 2 del borrador de decreto que establece un precio sostén del petróleo establece que el precio de las naftas permanecerá congelado hasta fin de año. Las petroleras apuntan a neutralizar la medida. El antecedente comunicacional de la resolución que frena el corte de servicios.

El viernes por la noche se filtró el primer borrador del decreto que prepara el gobierno para regular el funcionamiento de la industria petrolera mientras dure el impacto económico de la pandemia del Covid-19. El texto fija una serie de pautas para que para sostener la actividad hidrocarburífera frente al derrumbe del precio internacional del crudo y la caída abrupta de las ventas de combustibles como consecuencia del aislamiento obligatorio.

Allegados al Ministerio de Desarrollo Productivo señalaron que el que se filtró es apenas un primer escrito compartido con las petroleras para discutir la latro final del decreto. De hecho, Matías Kulfas, titular de la cartera, recién obtuvo luz verde de Presidencia para avanzar la iniciativa el jueves por la noche.

De acuerdo con ese texto el precio del barril criollo se fijará en 45 dólares (aunque podría ser uno o dos dólares menos); se establecerá un esquema diferencial de retenciones de acuerdo a la variación del precio internacional; las refinadoras estarán obligadas a comprar el total de la producción local de crudo y se congelará el precio de los combustibles hasta fin de año.

Este último punto —especificado por el artículo 2 del borrador que se filtró— es que el primero cuestionaron las empresas petroleras, en especial las refinadoras. No tanto por una cuestión de fondo: las empresas saben que, mientras dure esta coyuntura de emergencia, no hay ninguna chance de modificar el precio en surtidor. Lo que los privados advierten es que frente a la amenaza de recalentamiento de la inflación por el aumento de la emisión monetaria y el riesgo devaluatorio que trae implícita la suba del dólar paralelo que se evidenció esta semana, no es conveniente dejar por escrito que el precio de las naftas se mantendrá invariante hasta fin de año.

Impracticable

“De nada sirve fijar un congelamiento hasta diciembre que queda muy lejos en el horizonte frente a la inestabilidad que muestra la economía tanto a nivel local como internacional”, aseguraron desde una petrolera.

“¿Qué sentido tiene comunicar un mensaje a la sociedad, que seguramente va a tener un impacto mediático importante, si dentro de algunos meses el gobierno no puede cumplir lo prometido porque sube el dólar o se recupera el precio del petróleo?”, razonaron.

Sobre ese punto, un consultor trazó un paralelismo con el antecedente comunicacional de la resolución que frenó los cortes de servicio por falta de pago, que fue malinterpretada por un sector de la ciudadanía y obligó al Estado a salir a publicar una aclaratoria.

“Supongo que lo del congelamiento de precios va a salir, porque sería un desastre”, advirtió el gerente general de una de las principales petroleras del país.

Desde el negocio de refinación pretenden discutir también un esquema diferencial de actualización del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL), que grava la venta de combustibles. El 1º de abril de abril el gobierno definió una actualización del 30% de este gravamen, lo que erosionó al margen de refinación en 4 dólares por barril, en medio de un escenario de caída abrupta de la venta en surtidores.

Por Pablo Galand
Econojournal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.