El GNC ya cuesta casi la mitad que la nafta

Los aumentos de los combustibles de los últimos meses agrandaron considerablemente la brecha entre el GNC y las naftas, lo que ya empezó a repercutir en los talleres de instalación de equipos de gas. Hace un año -en el mes de abril- el costo de la nafta Súper era de $ 19,04 mientras que el del GNC era de $10,9, estableciéndose una brecha de 74%, entre el valor de ambas unidades. Hoy, la diferencia es de prácticamente el 100%, considerando que el m3 de gas se vende en promedio a $ 14,65 y el litro de nafta más barato se comercializa a $ 29,05.

Este escenario se ve con mayor claridad cuando se analiza cuánto debería abonar anualmente un mendocino utilizando uno u otro combustible.

Suponiendo que un auto recorre 24.000 km anuales, el conductor que utiliza nafta deberá abonar $ 69.720 para poder cumplir con este tramo; en tanto, el que emplea GNC deberá desembolsar la suma de $ 42.192.

Para entender con mayor claridad la comparación, se deben analizar los costos y la coyuntura del sector. En este nuevo marco tarifario de los estacioneros, el negocio del Gas Natural Comprimido (GNC) -que el año pasado parecía tener un destino errante-, experimentó un rejuvenecimiento a causa del importante margen de ventaja que posee con respecto a los combustibles líquidos.

El GNC tiene un rendimiento por metro cúbico (m3) equivalente a 1,13 litros de nafta súper; en un primer round para trazar el paralelo de observación el GNC cuesta $ 14,65 por m3, mientras que al valor del litro de nafta Súper habría que sumarle un 13% ($ 29,05 + $3.77) para poder establecer una relación de rendimiento.

Una carga de 12 m3 (tanque 60 litros) tiene un valor de $ 175,8 y equivale a una autonomía de 100 km urbanos, mientras que se necesitan 10 litros de nafta ($ 290,5) para poder cumplir con el mismo trayecto, estableciéndose una brecha inicial de $ 114,7 en la compra de ambos combustibles.

Para poder cumplir con 500 kilómetros semanales requeridos por el trabajo, el mendocino debe gastar $ 1.452,5 para llenar un tanque promedio de 50 litros. Por ahora llenar cinco tubos de GNC (de 60 litros) para cumplir con el recorrido comparativo costará aproximadamente $ 879; en tanto que por un tanque de 50 litros de nafta súper deberá abonar un 65,2 % más. Mientras que por 50 litros de gasoil se deberá abonar $ 1.270,5, un 45% más que por la carga de gas.

El marco tarifario

“El encarecimiento de las naftas hizo que regresara el interés por el GNC. En la medida en que la brecha se mantenga, seguirán en aumento las conversiones”, le había afirmado a Los Andes, Hugo Lamy, el presidente de la Cámara de GNC (Capec).

La liberación del precio de las naftas, dispuesto por el ex-ministro Juan José Aranguren motorizó una nueva brecha de precios entre los combustibles.  A principios de abril de 2018, el precio del GNC que fluctuaba por m3 entre los $ 11 y $ 13 sufrió un aumento de un 15%; una suba -motivada por el incremento en los costos de distribución y traslado desde la boca de pozo- que empujó la tarifa (centavos más o menos) a equilibrarse cerca de los $ 15 (casi $ 2 más caro).

Julio, por su parte, fue un mes clave para el cuadro tarifario de los combustibles líquidos, porque -previsto por el Ministerio de Energía de la Nación- el primero las naftas sufrieron un reajuste del 5% y el mercado fue acomodando los nuevos valores a la evolución del crudo Brent (cotización del Petróleo).

Precios en movimiento

En este año, la dinámica en los precios de las naftas podría potenciar esta tendencia y estabilizar la brecha que existe en el valor de los combustibles líquidos (que se incrementaron el presente año un 20%) y los precios del GNC (que en abril también crecieron para el consumidor un 15%). Desde el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, durante la gestión de Aranguren, se establecieron incrementos del 8% en dólares por semestre del gas en boca de pozo (llamado PIS); el nuevo reajuste se realizará en octubre de acuerdo al programa que finalizará en 2020, cuando el precio del gas se libere para todo el país.

Aumentan las reconversiones

Héctor Antinori, dueño de la firma Antinori Equipos de GNC, le contó a Los Andes que “La cantidad de conversiones creció 100% este año con relación al 2017. Se notó la recuperación con el aumento de la brecha del GNC con los otros combustibles”.

Mientras que al referirse a los costos del mercado para la colocación de nuevas unidades destacó: “Los equipos de 4ta generación colocados cuestan entre $ 21.000 y $ 22.000, y los precios de los de 5ta generación cuesta entre $ 27.000 y $ 28.000”.

Por último, la hablar de un estándar del servicio, Antinori explicó que “La mayoría de los clientes compran dos cilindros de gas de 30 m3, o uno de 40 m3 para vehículos pequeños; mientras que los de 60 m3 son los muy requeridos”.

Por Mauricio Videla
Los Andes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *