Crean una mesa de empresarios y sindicalistas para planificar la transición energética

Marcos Bulgheroni de PAE, Teófilo Lacroze de Raízen, Martín Urdapilleta de Trafigura y Mauricio Martín de YPF se reunieron en la UCA con Gerardo Martínez de la Uocra y Gabriel Barrosso y Mario Lavia de la Federación de Petroleros

Empresarios del sector energético y líderes de sindicatos del sector participaron de una mesa de diálogo con sindicatos del sector impulsada por la Universidad Católica Argentina (UCA), que buscó discutir políticas y condiciones relacionadas al ámbito laboral relacionadas con el desafío de explotar el yacimiento de Vaca Muerta mientras el mundo se mueve en dirección a la transición energética.

Mientras en el mundo y en la Argentina la mirada está puesta en cambiar el actual sistema energético radicado en los combustibles fósiles para pasar a uno de bajas emisiones o sin emisiones de carbono, basado en las fuentes renovables, la oportunidad que ofrece Vaca Muerta debe ser aprovechada a toda velocidad y de manera tal que pueda integrarse a la transición que aspira a vivir el sector. En la mesa de diálodo, el consenso fue que no habrá una única transición energética en todo el mundo ni será al mismo tiempo en todo el planeta, sino que se irá produciendo considerando las posibilidades macroeconómicas y el contexto social de cada país.

La reunión celebrada en la sede de la Universidad Católica cuando reunió días atrás a Miguel Schiavone, Marcos Bulgheroni (PAE), Teófilo Lacroze (Raízen), Martín Urdapilleta (Trafigura) y Mauricio Martin (YPF) junto con Gerardo Martínez (Uocra), las máximas autoridades del Supeh y Gabriel Barrosso y Mario Lavia, ambos en representación de la Federación de Petroleros.

La mesa empresaria, sindical y académica continuará con reuniones de trabajo y visitas a las refinerías de las empresas involucradas, incluyendo una visita a refinerías europeas (UCA)

Marcos Bulgheroni, CEO de PAE, destacó la importancia de constituir una mesa de empresarios y sindicalistas referentes de la industria a los fines de estudiar, junto a la UCA, temas estratégicos como la transición energética, en tanto que Teófilo Lacroze, CEO de Raízen, recalcó la necesidad de que dicha mesa tenga una visión de mediano y largo plazo, “más allá de las coyunturas actuales, propiciándose así espacios de dialogo para la construcción de propuestas superadoras, tanto para el sector de energía como para la sociedad como un todo”, dijo.

Martín Urdapilleta elogió la importancia del encuentro y enfatizó la responsabilidad de todos los actores para alcanzar un futuro promisorio para la industria. Por su lado, Mauricio Martín describió la realidad de la industria y remarcó la tendencia a la descarbonización de las operaciones.

Gerardo Martinez, titular de la Uocra, celebró por su parte el encuentro con el sector empresario y destacó “la conveniencia de estudiar anticipadamente estos tópicos mediante una mesa tripartita”, a la vez que Mario Lavia remarcó la necesidad de una agenda estratégica de la industria frente a los desafíos de la transición energética.


Cambios necesarios

“La reunión inauguró un espacio de encuentro e intercambio entre la representación empresarial y la de los trabajadores de la industria de refinación de hidrocarburos con la idea de promover políticas y condiciones relacionadas al ámbito laboral, necesarias para el desarrollo del sector por sobre toda coyuntura que pueda presentar el país, con la transición energética y su impacto en la industria como primer tema de análisis”, explicó uno de los presentes a la reunión celebrada por iniciativa de Pablo Garat y José Mostany, decanos de las facultades de Derecho y de Ingeniería de la UCA.

Según se analizó durante el debate, en naciones desarrolladas y dependientes de la energía fósil que generan otros países la declamación de una pronta migración de las fuentes de energía parece ser más sencilla que para un país como la Argentina, que hace apenas 10 años se encontró con el hallazgo de Vaca Muerta, un recurso de clase mundial capaz de generarle cuantiosos beneficios económicos a sus siempre delicadas cuentas fiscales, pero que debe lograr ese desarrollo en un plazo relativamente corto, de 20 o 30 años, marcado por las exigencias de la transición energética a nivel mundial.

Pablo Garat, decano de la Facultad de Derecho, Miguel Schiavone, rector de la UCA, y José Mostany, decanos de la facultad de Ingeniería de la UCA (UCA)

Las refinerías del futuro serán diferentes a como se las conoce hoy y eso requiere prepararse, acordaron los participantes. Ya no solo procesarán petróleo para producir combustibles, sino que utilizarán desechos industriales, gastronómicos, plásticos reciclables y materias primas renovables, como aceites vegetales y grasa animal. Las inversiones que se proyectan para el sector incluyen nuevas plantas capaces de tomar el dióxido de carbono que emiten sus mismos procesos industriales para almacenarlo o transformarlo en combustibles sintéticos y generar un proceso de producción neutro en carbono, agregaron.

A su vez, la actividad alcanzará un nivel significativo de automatización y robotización, pero no por eso demandará menos puestos de trabajo. Uno de los grandes desafíos del sector será cómo formar a los trabajadores del futuro. Los ingenieros y operarios que trabajan en las refinerías deberán entrenarse y capacitarse cada vez más en análisis de datos, interpretación de variables complejas y hasta en programación.

La mesa empresaria, sindical y académica continuará con reuniones de trabajo y visitas a las refinerías de las empresas involucradas, incluyendo una visita a refinerías europeas, las cuales ya han comenzado a avanzar en la senda de la transición energética.

Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.