Así funcionan los kioscos de nafta en plena frontera seca

Los kioscos de nafta en plena frontera seca son el claro ejemplo de los escenarios insólitos que surgen producto de las asimetrías cambiarias en una provincia que comparte el 90% de sus límites con otros países. 

Siempre hay productos que convienen de un lado o del otro de la frontera. Ahora ese producto es la nafta, y paraguayos y brasileños cruzan masivamente a Argentina para ahorrar y en algunos casos revender en sus países.

Las imágenes difundidas a través de redes sociales muestran estos kioscos de nafta en plena frontera seca operando con completa normalidad, como si formara parte del paisaje habitual.

No obstante, dicha escena dista mucho de la cotidianeidad, ya que esa frontera permaneció cerrada por casi dos años y no fue recién hasta hace algunas semanas, cuando la conveniencia en el precio de la nafta argentina para los brasileños y paraguayos fue tal, que cientos de miles de ellos comenzaron a cruzar el límite internacional para hacerse con unos litros de combustible.

Situación similar es la que ocurre en la ciudad de Posadas, pero con la particularidad que a esa ciudad la separa de Encarnación el río Paraná y el cruce ilegal es un desafío mayor. Sin embargo, en Bernardo de Irigoyen y Dionisio Cerqueira, frontera seca y sin ninguna barrera, los contrabandistas pasan literalmente a pie a la vista de todos.

Dicha facilidad siempre ha sido una particularidad de la conocida  “frontera seca” de Bernardo de Irigoyen, ya que la unión con Dionisio Cerqueira es muy estrecha, social como comercialmente.

Kioscos de nafta en plena frontera seca

Las autoridades nacionales intentan frenar el contrabando -moneda corriente de las fronteras-, pero dichos esfuerzos se ven superados por la cantidad de personas que se dedican al floreciente negocio. Tal es así que ya se pueden observar los “kioscos”, con bidones, tanques y botellas, desde los cuales expenden el combustible contrabandeado. 

Kioscos de nafta en plena frontera seca: explotó un auto que llevaba combustible

El “negocio” clandestino con el combustible que se armó en los pueblos fronterizos de Misiones, con los países vecinos, trae aparejado además, un grave peligro para los que transportan este líquido inflamable y para la comuninidad en general.

Bernardo de Irigoyen es uno de los casos más explícitos de lo que acontece en la frontera del Norte de Misiones, con la venta ilegal de combustible a los brasileros y paraguayos, a la vista de todos.

Cambistas de monedas, “paseros” y hasta los propios vecinos se dedican a la actividad a lo que ellos llaman «informal», que ha ido en aumento, en los últimos dos meses, a partir de la apertura paulatina de las fronteras con Brasil y Paraguay. La constante devaluación del peso argentino frente a las demás monedas (real-dólar -guaraníes),contribuye a ello.

Cientos de autos son incorporados a esta actividad ilícita; cargan el combustible en bidones adicionales y los venden a los extranjeros, dentro y fuera del país. Estos vehículos llenos de bidones de nafta, se transforman en “coches bomba”.

El martes pasado, el conductor de un coche que transportaba combustible en forma ilegal, salvó su vida por milagro. El auto se incendió totalmente y luego explotó en una avenida de acceso a Bernardo de Irigoyen. Trascendió que el auto llevaba bidones extras de combustible y para colmo; su conductor venía fumando.

Misiones Online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *