Argentina ahorrará u$s 460 millones por cambios en el contrato de importación de gas con Bolivia

El secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, acordó ayer en Bolivia la cuarta adenda al contrato de importación de gas que rige hasta 2026, con la que se ahorrarán u$s 460 millones en los próximos dos años.

De acuerdo a la información oficial provista, el Gobierno argentino logró que el vecino país enviara menos gas en verano, y evitar pagar penalidades.

Lopetegui firmó un memorándum de entendimiento con el ministro de Hidrocarburos boliviano, Luis Alberto Sánchez. Argentina no solo importará gas de Bolivia, sino que además comprará electricidad.

En el período estival (octubre-abril), Bolivia enviará 11 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d). Esto será para darle lugar en los gasoductos al gas de producción local, sobre todo teniendo en cuenta la mejora en la producción alcanzada en Vaca Muerta.

El ex secretario de Finanzas advirtió que el Gobierno “está muy al límite”, por lo que sostuvo que tiene que ponerse a trabajar “muy firmemente para revertir la inflación”.
A la vez, en mayo y septiembre el país gobernado por Evo Morales entregará 16 MMm3/d, mientras que entre junio y agosto se le comprará unos 18 MMm/d. Esta es la forma de compensar a Bolivia por los cambios en el contrato, que suman un monto de u$s 1200 millones.

Si hay sobrecumplimiento del contrato entre mayo y septiembre, Argentina entregará un avión Pampa 3 como “premio”.

El contrato de importación de gas con Bolivia comenzó en 2007 y fue firmado por el entonces presidente Néstor Kirchner y Evo Morales, en el inicio de su gestión. En aquel momento fue necesario por la acelerada baja en la producción local, que llevó a cortar las exportaciones a Chile y empezar también a importar Gas Natural Licuado (GNL) mediante dos barcos regasificadores en Bahía Blanca y Escobar.

En los últimos años, Bolivia incumplió con la cantidad comprometida a enviar, mientras que Argentina demoró los pagos. Esto generó una controversia, que alcanzó un pico durante la gestión del ex secretario de Energía, Javier Iguacel, que prometió una demanda internacional. Al tiempo, la petrolera estatal boliviana YPFB ejecutó una garantía por u$s 140 millones.

Por Santiago Spaltro
El Cronista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *