Información General

Analizan reestablecer beneficio arancelario para importar autos híbridos y eléctricos

Se están analizando distintas alternativas para elaborar un proyecto de ley de “nuevas tecnologías” que sería presentado recién para 2025.

Durante el gobierno de Mauricio Macri se implementó un beneficio arancelario para importar autos “ecológicos”. Es decir, eléctricos, híbridos o de otras tecnologías no contaminantes. El sistema funcionaba con un cupo anual que se fue renovando cada año a través un decreto.

El programa se mantuvo en los tres primeros años de la gestión de Alberto Fernández, pero, a mediados de 2023, cuando se venció la vigencia de la norma, no fue renovado por el entonces ministro de Economía, Sergio Massa.

El beneficio consistía en una rebaja arancelaria. Los vehículos con esta tecnología vienen, en general, importados de países fuera del Mercosur o México. Por este motivo, pagan un arancel de 35% de extrazona. Con este incentivo fiscal, los eléctricos pasaban a pagar sólo 2% y los híbridos, 5%.


Tras la caída del sistema, las automotrices comenzaron a reclamar su restitución

Desde hace unas semanas se viene trabajando entre el Gobierno y los distintos integrantes del sector automotor para reestablecer el beneficio impositivo. La última reunión fue la semana pasada.

Se están analizando distintas alternativas para elaborar un proyecto de ley de “nuevas tecnologías” (ya no “movilidad sustentable”) que sería presentado recién para 2025.

“En el corto plazo no va a haber nada de baja de aranceles. Quieren meterlo en un proyecto de ley, pero la idea es trabajarlo este año para que se trate el año próximo”, dijo una fuente del sector.

Desde la Secretaría de Industria pidieron a las empresas que elaboren una propuesta para, posteriormente, presentar al Ministerio de Economía de Luis Caputo.

El tema del costo que puede tener esta medida es clave y, por este motivo, se patea para el año próximo ya que, se estima, que estarán mejor las cuentas del Estado.

Pero no sólo existe esa traba. También hay resistencia y exigencias desde otros sectores. En las reuniones no sólo participan funcionarios y representantes de ADEFA. También están los autopartistas, el gremio de SMATA (aunque en esta última reunión no participó), empresas de electrónicas, los importadores de CIDOA, la cámara de fábricas de motos y representantes del sector de buses.

«Se está pensando un cupo muy chico para importadores y el resto será para las fábricas. El problema está centrado en qué tipo de incentivos se pueden dar para que se hagan inversiones y no se limite sólo a la importación”, explicó otra fuente automotriz.

En este punto es donde se siente más la presión gremial que quiere forzar la radicación de producción de este tipo de tecnologías. Más cuando se ve que en Brasil llueven inversiones para fabricar vehículos ecológicos.


De qué se trata el proyecto que se analiza

El borrador sobre el que se está trabajando incluye cupo fijo para todos y, en función de la producción y hasta un tope, que exista la posibilidad de importar por encima del cupo para completar la gama de vehículosLos aranceles serían del 2% y 5%, como eran hasta el año pasado. Esto es lo que quiere ADEFA.

Todavía no está claro dónde poner los incentivos: si en la producción, los proveedores o en la demanda. También se está planteando todo lo que hay que hacer en infraestructura.

Por Horacio Alonso

ámbito

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Sitio protegido por Google reCAPTCHA. Ver políticas de privacidad y términos de servicio.

Soporte Web Efemosse